Navegando por la Vida, Navegando por la Historia: La Goleta Cervantes, un Barco con Alma

Cuando comencé Vagamundos allá por el año 2000, tenía muy claro que viajar era lo que más me gustaba, pero no tenía tan claro si viajar durante 6 meses de mochilero iba a ser una experiencia más agotadora que enriquecedora, pero lo que viví en ese semestre desde que aterricé en San Juan Puerto Rico para pasar el fin del milenio, hasta que el 4 de junio aterricé en Galápagos y en el control de acceso me saludaron con un “Feliz Cumpleaños, Bienvenido a Parque Jurásico”, fue un cúmulo de emociones muy intensas, y una de las que más recuerdo fue navegar desde Curaçao a Ciudad de Panamá, incluyendo el cruce del Canal de Panamá, en el Søren Larsen, un bergantín de madera construido en Dinamarca, que llevaba varias vueltas al mundo a sus espaldas, y un pasado cinematográfico que incluía La Línea Onedin, La mujer del teniente francés y Shackleton.

031_30A

En el díario, o más bien debería decir bitácora de a bordo, escribí “Estar descalzo en un barco de madera, sin avistar apenas tierra, mojándote los píes con las olas que rebosan la cubierta, sentir como el barco está bajo tu mando cuando estás al timón marcando el rumbo (y por supuesto con un marino profesional echando un ojo por si acaso te equivocas), navegar de noche dejando una estela de plancton fosforescente, y de día con un grupo de delfines que jugaban con nuestra proa cruzándose y saltando durante una hora, es algo que difícilmente se puede expresar con palabras.”.

soren-larsen-sailing-ship-sydney

Aunque después he hecho bastantes navegaciones, unas en velero como recorrer la costa española fotografiando faros o hacer el Camino Marítimo de Santiago, otras en barcos como cuando fui a la Antártida en el buque ruso Orlova, o el cruce del Atlántico desde Las Palmas de Gran Canaria hasta Colón en Panamá en el Sovereing, el recuerdo del Søren Larsen es el que me sigue poniendo la piel de gallina.

IMG_20191010_122950

Algo parecido ha sucedido hace unos días, cuando pisé descalzo las pulidas cubiertas del Cervantes Saavedra, una goleta que también tiene una historia apasionante desde su construcción en un astillero sueco en 1934 como buque faro con el nombre de Sydostbrotten 33, su reconversión en bergantín-goleta de tres palos en 1978 con el nombre Atlantic Wanderer, que le llevó a participar en la regata Cutty Shark, su rebautizo en 1996 como Amorina y finalmente su conversión a buque escuela con cambio de bandera a española y de nombre a Cervantes Saavedra en 2007, para acabar siendo uno de los protagonistas de la serie de Antena 3 El Barco entre 2011 y 2013.

IMG_20191011_075954

Su imponente casco de acero reforzado lo convierte en un barco todoterreno que ha navegado tan lejos como Australia y podría hacer la vuelta al mundo perfectamente. Por eso cuando me invitaron a navegar del 10 al 14 de octubre en el barco, en una travesía inscrita dentro del ciclo EL MAR Y LAS HUMANIDADES, aunque tenía que desplazarme 1.000 km desde Galicia en 24 horas, acepté enseguida porque íbamos a tener una TRAVESÍA DE HISTORIA Y NAVEGACIÓN dedicada al V CENTENARIO DE LA PRIMERA CIRCUNNAVEGACIÓN AL MUNDO completada por Juan Sebastián Elcano  junto con otros 17 marinos en 1522, de la que nos hablarían grandes expertos.

PA112377

Viajé a Valencia desde Madrid con los organizadores, y a medida que pasaban los kilómetros y las historias sobre la vida de la Goleta Cervantes, mi imaginación navegaba por cuenta propia creando momentos mágicos como las puestas de sol y amaneceres desde cubierta, la brisa del mar hinchando las velas, la cubierta celeste sobre nosotros en la oscura noche en el mar, y pensando en lo que había cambiado el mundo en los 500 años que habían pasado desde que Magallanes y otros 238 marinos zarparan de Sevilla con 5 naves, de las que sólo completaría la circunnavegación de la Tierra 3 años después una, la Victoria (nombre premonitorio) al mando de Juan Sebastián Elcano, con 17 hombres más.

PA112374

Llegamos ya de noche cerrada al muelle de Valencia donde la Cervantes acomoda sus casi 50 metros de eslora cuando no está navegando, y después de instalarnos en un camarote de proa los 3 que estábamos allí para documentar la travesía con imágenes de dron, fotografías, vídeos y relatos como este, me descalcé y durante las 100 horas siguientes no volví a ponerme calzado porque es una delicia pisar la pulida madera de cubierta y sentir el barco vivir bajo tus pies.

PA112373

La tripulación y el pasaje fue llegando desde sus puntos de origen, y sobre las 11 de la noche, después de una cena ligera y de la formación de seguridad, zarpamos de Valencia rumbo a Ibiza con viento de proa, lo que no nos permitía tener una velocidad superior a 4 nudos (un nudo es una milla marina, o sea 1.852 metros), pero nadie tenía prisa, después de una plácida noche de sueño en mi litera (que nadie piense en suites de crucero, los camarotes son cómodos y con baño privado pero con el espacio justo para dormir y poco más) me desperté antes del amanecer y subí con la cámara para ver despuntar el sol en proa hacia el este, nuestro rumbo. Nada mejor que vivir en altamar el momento en el que el sol asoma por el horizonte pintando las nubes con su luz dorada y dándole un brillo nacarado al azul cobalto del mar.

PA112392

Un delicioso desayuno nos preparó para lo que iba a ser la parte académica de la travesía, ya que llevábamos dos historiadores expertos en la época de las expediciones como las de Colón y Magallanes, Alfredo Alvar Ezquerra y Concepción Navarro Azcue, y Jaime Olmedo Ramos, que por motivos de agenda no pudo asistir pero nos dio su conferencia grabada en vídeo. Entre conferencia y conferencia subía a cubierta para ver cuando divisábamos Ibiza, ya que tenía que entrar en directo en el programa de radio Miradas Viajeras, en el que hago una sección sobre lugares Patrimonio Humanidad UNESCO, en la que iba a hablar, cómo no, sobre Ibiza, biodiversidad y cultura.

PA112393

Ya con la silueta inconfundible del islote Es Vedrá en el horizonte y una cobertura de móvil razonable, fui desgranando desde el puente de mando con entusiasmo las razones por las que Ibiza es única en el mundo, ya que sus praderas submarinas de posidonia son muy importantes para el ecosistema mediterráneo, y si a eso le añades su pasado fenicio-cartaginés y la maravilla de la Alta Vila, la ciudad vieja amurallada de arquitectura militar renacentista que fue modelo para las fortificaciones de América, se entiende perfectamente su nombramiento UNESCO en 1999.

PANO_20191011_165344

Anclamos en Port de Porroig, donde disfrutamos de un atardecer glorioso, y después de la cena nos subimos a cubierta para escuchar a Alberto de Zunzunegui, el director y gestor del Cervantes, hablar de astronomía y de cómo mirar a las estrellas, aunque la luna casi llena impedía ver bien las constelaciones; una charla en la que aprendes lo pequeños que somos en la inmensidad del Universo y relativizas la importancia de las cosas; yo siempre digo que no puedes cambiar el tiempo que te ha tocado vivir, pero sí lo que haces con él, y por eso hace 19 años dejé de Vivir para viajar y empecé a Viajar para vivir con Vagamundos, y ahí sigo.

PA112421

Navegamos por la noche para despertar ya en Formentera, donde tuvimos de nuevo un amanecer espectacular, y después de la conferencia matinal bajamos del Cervantes en zodiac para poder disfrutar de la playa en Pas de s`Espalmador; a pesar de ser 12 de octubre, la playa bullía de actividad con los kite surfers y bastantes embarcaciones ancladas en la orilla. La playa estaba llena de posidonia, supongo que fruto de la gota fría que habían sufrido unas semanas antes. Estuve haciendo snorkel un buen rato y comprobé que en los fondos había bastante posidonia de aspecto sano, así que era el ciclo natural de la vida.

IMG_20191012_193000

Las conferencias vespertinas se cerraron con la de Alfredo Alvar “Sabrá tu Alta Majestad cómo somos llegados diez y ocho hombres solamente”, que nos contó todo lo sucedido después de la llegada el 6 de septiembre de 1522 a Sanlúcar de Barrameda de Juan Sebastián Elcano y sus 17 hombres en la nao Victoria, la carta que le escribe al rey para informar de la primera circunnavegación del globo, y también de lo poco que pudo disfrutar de la concesión de Carlos I de una renta anual de quinientos ducados, una fortuna para la época, y como escudo, una esfera del mundo con la leyenda en latín: «PRIMUS CIRCUMDEDISTI ME» («Fuiste el primero que la vuelta me diste»), ya que Elcano falleció de escorbuto el 4 de agosto de 1526 cuando participaba en una expedición a las islas Molucas.

PA120214

Por primera vez en la travesía la tripulación desplegó todo el velamen en una coreografía perfectamente ejecutada, subiendo al trinquete aparejado con velas cuadras y los otros dos mástiles con velas cangrejas, y en menos de 45 minutos teníamos las 15 velas, mesana, mayor, 3 entrepalos, 2 escandalosas. 5 cuadras y 3 foques, con un total de 650 m² de velamen, cazando viento para el viaje de regreso a Valencia.

PA122458

La noche se alargó con la charla con el variopinto pasaje, que iba desde un grupo de universitarios de Los 18, que 500 años después de la primera circunnavegación quieren dar la Vuelta al Mundo navegando para impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (¡suerte con el proyecto!), hasta catalanes escapados de la “república que no existe”, pasando por entusiastas de la navegación en barcos clásicos que han surcado los 7 mares. Tanto la tripulación, bajo el mando de la capitana Nora, como todos los pasajeros y los conferenciantes, congeniamos de una manera que parecía que nos conocíamos de siempre, y eso ha hecho esta travesía todavía más inolvidable. Espero poder volver en 2020 porque el nuevo ciclo de conferencias cubre otra de mis pasiones, las expediciones polares.

PA122468

Llegamos al puerto de Valencia a media mañana, no sin antes haberme levantado de nuevo para un amanecer de postal y después de la ceremonia de entrega de diplomas de la travesía, nos esperaba la sorpresa de 3 paellas enormes que llegaron al barco, y esta comida típicamente valenciana la degustamos bajo un sol supuestamente otoñal pero que picaba como en pleno estío.

Antes de que nos entrara la modorra. el pasaje fue descendiendo a un muelle que a pesar de ser de hormigón parecía que bailaba bajo tus pies, para regresar a sus casas con el recuerdo imborrable de la luz del Mediterráneo, el sabor a sal y brisa marina, y las imágenes, vividas, imaginadas y rememoradas de la navegación a vela por la Historia.

IMG_20191013_134308

A mi esta travesía me ha confirmado que, aunque no sea un marino experto, que no sepa hacer nudos marineros, que no distinga una mesana de un foque, ni sepa leer una carta nautica, sé que algún día vagamundearé por el mar sin rumbo fijo, siguiendo la estela de tres de mis héroes, Julio Verne: “El mar es todo. Cubre siete décimas del globo terrestre. Su aliento es puro y saludable. Es un inmenso desierto, donde el hombre nunca está solo, porque siente vida por todos los lados”, Jacques-Yves Cousteau: “Tras el instante mágico en que mis ojos se abrieron en el mar, no me fue más posible ver, pensar, vivir como antes”, y Pablo Neruda: “Yo tantas preguntas me hice que me fui a vivir a la orilla del mar heroico y simultáneo y tiré al agua las respuestas para no pelearme con nadie.“.

WhatsApp Image 2019-10-14 at 20.40.28
WhatsApp Image 2019-10-14 at 20.40.25(1)

Cierro este reportaje con dos fotos entre las que hay casi 19 años y más de un millón de kilómetros de distancia, pero la felicidad que siento al timón del Søren Larsen y de la Goleta Cervantes es exactamente la misma.

Goleta Cervantes y Soren Larsen Carlos Olmo Vagamundos al timón

Haz clic para ver todas las fotos de la Navegación en Goleta Cervantes Valencia-Ibiza-Formentera y vuelta. Abajo puedes ver un vídeo con el resumen fotográfico de la travesía y el sonido del reportaje sobre Patrimonio de la Humanidad UNESCO en Ibiza que hice para el programa de radio ​Miradas Viajeras.

¡Hasta pronto!

Carlos, desde Madrid, España, 22 de octubre de 2019, a 200 millas nauticas de la Goleta Cervantes en la Marina Real Juan Carlos de Valencia
Goleta Cervantes Valencia-Ibiza-Formentera HD