dsc00439_cyber_chiclayo

Ciber en Chiclayo (Perú)

Cuando empecé en el 2000 el proyecto de _*vagamundos*_, la vuelta al mundo en 80 cibercafés, decidí viajar sin ordenador porque una de mis máximas la aprendí de _*Antoine de Saint-Exupery*_, que un día escribió “para viajar feliz hay que viajar ligero”.

Me encontré con bastantes problemas conectado en los cibercafés, muchas veces con ordenadores llenos de virus, y con dificultades para conectar la cámara para subir las fotos.

En algún caso observé ordenadores con webcams orientadas al teclado y encendidas, o con _*cámaras de seguridad*_ justo sobre tu cabeza, con lo que sería muy sencillo para los del cibercafé grabar tus pulsaciones en el teclado al acceder a tu correo, redes sociales, o peor, tu banco. Por suerte, mejor dicho, por precaución, nunca me ha pasado nada.

En 2006, como los _*ordenadores portátiles*_ se habían aligerado mucho y los hostales empezaban a tener wifi gratuito para los clientes, comencé a viajar con portátil y me conectaba desde los hostels, los restaurantes y cafés como Starbucks, e incluso, aunque nunca tomo hamburguesas, he llegado a meterme en un McDonald´s porque suelen ofrecer wifi gratuito de calidad.

El problema de las _*redes públicas*_, sobre todo las que no te piden usuario ni contraseña, es que su seguridad es mínima y corres el riesgo de que te roben las contraseñas. Para alguien que viaja más de la mitad del año, casi siempre al extranjero, la opción de no conectarte al banco online no es factible, por lo que es muy importante ser cauto.

Yo suelo decir que la _*seguridad informática*_, es como vestirse para la montaña, hay que hacerlo por capas en función de la meteorología, y las capas son la seguridad física, la online, y la virtual, y para todos los dispositivos: el smartphone, la tablet, el ebook y el ordenador.

La _*física*_ consiste en tapar siempre una mano con la otra cuando tecleas tu password, como en los datáfonos y cajeros, la _*online*_ es tener un antivirus de calidad instalado y actualizado, y la _*virtual*_ nos ofrece, para las cosas más delicadas, como los pagos online con tarjeta de crédito o el acceso a tu cuenta bancaria, usar seguridad extra, como recibir una _*clave de seguridad*_ en tu móvil para aprobar la operación, o abrir una _*VPN (una red virtual privada)*_, opción que hasta los buenos antivirus gratuitos tienen.

¡Hasta Pronto!

Carlos, desde Madrid, 11 de noviembre de 2014