Minga-la-ba Myanmar. De Rangún a Yangon, de Capital a Descapitalizada

El título de mi primer diario sobre Birmania o Myanmar, que de las dos maneras se le puede llamar, ya que aunque la junta militar cambio el nombre de Birmania por Myanmar, muchos países no lo reconocen y siguen llamándolo Birmania (Burma en inglés), es la palabra más oída y usada por la gente, Minga-la-ba, ya que significa hola, y la infinita amabilidad de los birmanos les lleva a decirla a todas horas, y a los que somos educados a usarla también mucho.

En realidad el nombre original es Myanmar, ya que Birmania es el nombre que le pusieron los ingleses en su época colonial, que duró entre los años 1.885 y 1.942, y se refiere más bien a una tribu de las muchas que habitan en Myanmar.

01_yangon

La manera más económica para llegar a Myanmar, ya que por tierra es complicado por no decir casi imposible, es en avión con Air Asia desde Bangkok, una compañía que ya utilicé bastante en mis viajes por el sureste asiático en 2005 y 2006, y que me parece una de las mejores low-cost, no ya de Asia si no del mundo mundial.

Por menos de 100 euros, y comprado con sólo 3 días de antelación, volé i/v de Bangkok a Yangon; si a ello le unes que la embajada birmana en Bangkok es una de las más rápidas, baratas y sin complicaciones para obtener el visado (4 semanas máximo, precio 30 euros visa exprés en el mismo día, 20 euros visa en 3 días), está claro que es la mejor opción.

Según les dé a los militares, a veces conceden visa on arrival, visa a la llegada, pero yo no me fiaría mucho; igual pasa con la extensión de visa, hay gente que me ha dicho que si te pasas de los días de visado, pagas al salir 3US$ por día y ya está, pero por experiencia en países bajo dictaduras militares yo prefiero no saltarme las reglas.

02_yangon
Como el primer vuelo de Air Asia sale temprano, 7:30 am, decidí pasar la noche en el aeropuerto para evitar madrugones y tener que pagar un taxi. El nuevo y mastodóntico aeropuerto de Bangkok tiene una actividad incesante 24 horas al día, y una temperatura próxima a la de Siberia en invierno, por lo que se me hizo casi imposible dar una cabezada hasta que pase inmigración y me pude recostar en los cómodos sillones de las zonas de embarque.

Una información práctica que muy poca gente sabe es que, después de pasar inmigración en Bangkok, hay cajeros automáticos (en Myanmar simplemente no existen) que dan hasta 500US$ por tarjeta con una comisión de sólo 3US$, y vienen al pelo, porque en Birmania aceptan principalmente dólares americanos pero tienen que ser nuevecitos.

03_yangon
En Yangon se pueden cambiar euros sin problema, pero en el resto del país o no se puede o el cambio es malo. A mi llegada el euro estaba a 1,3 dólares, y en Yangon cambié en el hotel euros a 1.000 kyat, y dólares a 800, algo menos que en la calle, pero Yangon está lleno de cambistas timadores que van a intentar pegártela seguro, insertando billetes de 200 en vez de 1000, que tienen el mismo tamaño, o usando el viejo truco de doblar el fajo y contar doble.

Cuando tienes que contar 200.000 kyat en billetes usados de 1000, os garantizo que no es fácil mantener la concentración, en la calle, con el ruido y el calor, así que preferí la seguridad del hotel. Una suiza que conocí me contó que había cambiado US$500 y le timaron US$100.

Acorde con la filosofía budista, algunos árboles, como el Banyan, son sagrados, por lo que te encuentras por la calle altares literalmente incrustados en los troncos

04_yangon
Lo primero que sorprende al llegar a Yangon es que debe ser la única ciudad de Asia que no tiene motos; la junta militar las prohibió, aparentemente por temor a atentados, y así se quedó, aunque desde 2006 Yangon no es la capital del país, que ahora está en el interior, también aparentemente el cambio se debió a que Yangon estaba demasiado cerca del mar y de la frontera con Tailandia, y muy expuesta a ataques del enemigo (léase USA, que tiene un embargo-bloqueo total sobre Myanmar).

Ante la ausencia de motos, los trickshaw o triciclos a pedales son el medio de locomoción más económico después de los pies, y por todas partes se puede ver a estos esforzados del pedal llevar cargas tan pesadas que muchas veces simplemente se limitan a empujar la bici a pie. Así se quedan después de derrengados (ver foto).

05_yangon
Otro oficio que se desarrolla en la calle, este bastante menos esforzado pero también muy popular, es el de astrólogo, y es habitual ver a la gente consultando sus cartas astrales y cuando serán los días propicios para negocios o actividades particulares.

Otras dos cosas que sorprenden en Birmania son el Longyi y el Thanakha. En Birmania no hay discusión sobre quién lleva los pantalones en casa, porque no los lleva nadie, tanto los hombres como las mujeres llevan longyi, una prenda de vestir parecida a una enorme falda hasta los tobillos, que se sujeta con un nudo y utilizan tanto hombres como mujeres, eso sí, ellos en colores lisos y ellas en estampados coloristas. Como son muy delgados, es una prenda elegante a la par que cómoda y fresca para las temperaturas de estos lares.

06_yangon
El thanakha es una especie de maquillaje/protector solar que utilizan las mujeres y los adolescentes, a partir de entonces su hombría se lo prohíbe, como podéis las tonterías del machismo andan por todas partes.
Lo cierto es que, además de la función de protección solar, muy importante en un país donde una crema hidratante cuesta el salario de un día, el thanakha tiene una función estética y cada mujer se lo pone de manera diferente, unas veces con dibujos geométricos y otras con simples brochazos.

Otro toque de coquetería femenina es el pelo, que a veces dejan crecer hasta los tobillos, y muchas tribus y etnias llevan siempre tocados en la cabeza, que a veces parecen simples toallas o pañuelos para llevar cargas, pero que siempre les dan un toque atractivo, como muestra la foto adjunta.

Como pude comprobar, en Myanmar no hay noticias ni comunicados oficiales, solo rumorología y radio macuto, eso sí, siempre de boca a oreja y en voz baja porque la gente le tiene pánico a los militares, el delito más nimio se paga con 7 años de cárcel.

07_yangon
Yangon es una ciudad destartalada, decadente y muy bulliciosa, pero dicho esto no deja de tener su encanto, sobre todo porque la gente hace la vida y los negocios en la calle. Las pocas aceras que hay son casi intransitables porque en ella se agolpan vendedores, zapateros, costureros y todo tipo de artesanos, así que en 5 minutos puedes comer, arreglar unos zapatos, comprar fruta, y tomar té sin moverte del sitio.

Otro de los encantos de Yangon es la arquitectura colonial que queda de la época británica, edificios que sin duda alguna no han visto una mano de pintura desde que se fueron los ingleses, y ya se sabe que el clima tropical es implacable con los revestimientos, así que el aspecto es que se pueden derrumbar de un momento a otro, pero ahí siguen, achacosos pero erguidos desde hace más de 60 años.

08_yangon
Pero sin ninguna duda las visitas más recomendadas en Yangon son las pagodas Botataung y Shwedagon, la primera porque contiene varias reliquias de Buda, incluidos varios cabellos (ahora sé porque siempre lo representan con la cabeza afeitada, ya que hay tantas pagodas con cabellos de Buda como pelos tiene una cabellera), y la segunda por su majestuosidad, equiparable en mi opinión a San Pedro en Roma o la Meca por hablar de la competencia.

La pagoda estaba llena de fieles, agolpándose en las reliquias del pelo y cuerpo de Buda, y lanzaban generosamente billetes como donación. Asistí también a una ceremonia de suelta de aves, algo típico en el budismo, aunque mi pregunta es: ¿estarían estas aves libres o no si no fuera un negocio atrapar aves para luego liberarlas?

La junta militar, en su afán por recaudar el máximo posible de dinero de los turistas, tiene varios “impuestos revolucionarios”, como pagar por acceder a los sitios más turísticos del país, como el lago Inle y Bagan, o por el acceso y por cámara y videocámara en las pagodas más representativas.

09_yangon
Con un poco de astucia y picardía, ya que las pagodas siempre tienen cuatro accesos y sólo uno está controlado, te puedes escaquear fácilmente, yo en cuatro semanas en el país sólo tuve que pagar los US$10 por el acceso a Bagan, ya que te pillan al salir del barco sin escape posible, y en sitios como Mandalay, preferí pagar a un motorista 10€ porque me llevara de un lado para otro durante todo el día y me contara los trucos para colarme. No es falta de honestidad, el dinero va directamente a los bolsillos de los militares, y los locales se tienen que conformar con vivir con 1€ o 2€ al día.

Otra información práctica de vital importancia es recordar cuál de las cuatro subidas usaste para llegar a Shwedagon, ya que te puedes llevar la sorpresa, como me pasó a mí, de que al bajar los cientos de escalones descalzo y dolorido después de estar arriba varias horas, la taquilla donde dejaste tu calzado es la equivocada, y te toca volver a subir o, lo que yo preferí, usar el deambulatorio que está a media colina, y darle media vuelta al monte, maldiciendo tu famoso sentido de la orientación que se acaba cuando se pone el sol.

10_yangon
Recuperados mis queridos zuecos Panama Jack, agarré un taxi para volver al hotel, ya que había caminando hasta la pagoda, unos 5 km desde el centro, y no estaba para muchos más trotes.

En el taxi mis reflexiones iban dirigidas al contraste entre la economía del país, el duodécimo más pobre del mundo, y el lujo desorbitado de la pagoda Shwedagon, de 98 m de altura, recubierta según dicen con toneladas de oro (Shwe en birmano es oro), aunque las cifras que he leído oscilan entre 9 y 90 toneladas, en todo caso una barbaridad, como lo es también que tiene en la punta de la pagoda 5,448 diamantes y 2,317 rubíes, y la puntita puntita se adorna con un diamante de 76 quilates (15 g).

Me parece que los seguidores de Buda no tienen en cuenta que él abandonó una vida de riqueza como príncipe para vivir en la modestia.

11_yangon
Aunque no es fácil verlo, según te coloques en relación al sol, el diamante lanza destellos de diferentes colores al refractar la luz solar.

Shwedagon es un centro de peregrinación para los birmanos y budistas, un centro espiritual de la importancia de Roma, Meca, Jerusalén o Santiago de Compostela (perdón por hacer patria gallega).

12_yangon
Aparte de su belleza es recomendable visitarla al atardecer, y ver como al iluminarse las doradas cúpulas su majestuosidad se acrecienta y, a pesar del gentío, una paz interna te invade, seas religioso, ateo, agnóstico o ni-ni.

Shwedagon se construyó sobre uno de los 8 cabellos que Siddharta Gautama (Buda para los amigos) entregó a una pareja de birmanos que le tomaron el pelo literalmente (chiste malo).

Portada libro Crónicas birmanas de Guy Delisle

Portada libro Crónicas birmanas de Guy Delisle

Como su descripción me llevará un tocho similar a este diario, se queda para el próximo capítulo de mis crónicas birmanas, un título que he tomado del fantástico comic del dibujante francés Guy Delisle, que vivió un año en Myanmar como pareja de una cooperante de Medicos sin Fronteras, y en el libro describe con gran sentido del humor las situaciones absurdas que los extranjeros viven en Myanmar y sus intentos por conocer la cultura local. Publicado en español por Astiberri. Más que recomendable.

“Dale al play” en la presentación de abajo para ver todas las fotos de Yangon.

Para más información sobre Myanmar consulta las páginas web de:

Wikipedia. Myanmar
Geoplaneta
ONU. Situación Derechos Humanos en Myanmar
Yahoo. especial Birmania
Club de viajes
Documentos Elmundo.es. Birmania

Haz clic para ver:

Fotos de Pagoda Botataung y Yangon Colonial .

Haz clic para ver todos los álbumes del viaje Vagamundos 2011 por Birmania, Tailandia, Malasia e Indonesia.

No olvides visitar y participar en los concursos de fotografía elfoton.es. de relatos de viaje moleskin.es y de recetas en Recetas de Mundo.

¡¡ Hasta Pronto !!

Carlos, desde Bangkok, Tailandia, 19 de febrero de 2011

Myanmar. Yangon Colonial