Iglesia de la Inmaculada Concepción en Panaji

Iglesia de la Inmaculada Concepción en Panaji

Goa y la Herencia Portuguesa en India

Goa (गोवा en Hindi) es el estado de la India más pequeño y el cuarto con menor población (1.500.000 habitantes). La capital es Panaji o Panjim, que de las dos maneras la llaman, y la ciudad de mayor tamaño es Vasco da Gama.

Con este nombre queda bastante claro que fueron los portugueses los que colonizaron este territorio, junto con los enclaves de Daman y Diu en Jugarat, y Fort Cochin en Kerala,

Se encuentra a unos 400 km al sur de Bombay, encajonada entre los estados de Maharashtra al norte y Karnataka al este y sur. El Mar Arábigo sirve de frontera oeste.

Su extensión es de 3.702 km², con una línea costera de 101 km que la ha hecho famosa en el mundo entero, ya que es prácticamente una sucesión de playas de arena blanca jalonadas de palmeras, y uno de los lugares de “marcha” más famosos del mundo, aunque de capa caída porque las rave parties que duraban toda la noche y el consumo indiscriminado de drogas están ahora bastante perseguidos por las autoridades (aunque todo el mundo dice que si pagas el soborno habitual no hay problema) .

Casa colonial portuguesa en Panaji

Casa colonial portuguesa en Panaji

Iglesias Vieja Goa, Patrimonio Humanidad UNESCO

Iglesias Vieja Goa, Patrimonio Humanidad UNESCO

Vasco de Gama fue el primer europeo en pisar la India en 1498, cuando desembarcó en lo que es hoy Kozhikode en Kerala y siguió su camino hasta Goa.

La intención de los portugueses era establecer una colonia y controlar el comercio de especias.

En 1510 el almirante portugués Alfonso de Alburquerque derrotó a los reyes gobernantes en la zona y estableció una colonia permanente en la Vieja Goa (“Velha Goa”), hoy Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO con la denominación Iglesias y conventos de la Vieja Goa.

Hoy está prácticamente deshabitada, salvo por los vendedores y trabajadores del recinto, pero que en el S. XVII tenía más habitantes que Lisboa. Un proverbio portugués dice “Quien ha visto Goa no tiene que ver Lisboa”.

El famoso misionero San Francisco Javier tuvo en la vieja Goa su cuartel general de 1542 a 1549, años en los que evangelizó el sur de la India y Ceilán (Sri Lanka), una tarea nada fácil por cuanto el hinduismo le llevaba unos 4.500 años de adelanto.

Iglesia de la Inmaculada Concepción en Panaji de noche

Iglesia de la Inmaculada Concepción en Panaji de noche

Su cuerpo, supuestamente incorrupto durante siglos, aunque desmembrado en parte porque devotos fanáticos se llevaron pedazos de su cadáver, está en laBasílica del Buen Jesús en Vieja Goa, y se muestra al público cada diez años. La última vez fue en 2004, así que hay que esperar hasta el 2014.

Barcas en Calangute

Barcas en Calangute

Con la llegada de la Inquisición en 1560, los residentes se vieron convertidos de forma forzada al cristianismo y muchos de ellos, hinduistas, emigraron y se establecieron en Mangalore o en Karnataka.

En 1947 los portugueses rechazaron la petición india de recuperar el control de Goa y el 12 de diciembre de 1961 el ejército indio entró en la colonia y tomó Goa por la fuerza.

26 horas más tarde, Goa, Damán y Diu quedaron incorporados a los Territorios de la Unión India. Portugal no aceptó esta anexión hasta 1974.

Basílica de Santa Cruz en Fort Cochin, Kerala

Basílica de Santa Cruz en Fort Cochin, Kerala

La herencia portuguesa es sobre todo visible en las espléndidas iglesias y catedrales repartidas no sólo por Goa y Gujarat, sino también en Kerala, sobre todo Fort Cochin, donde llegué en un autobús nocturno a las 6 a.m.

Pensé que estaba sufriendo alucinaciones cuando vi las iglesias abarrotadas a esa hora, pero es que todas las misas a todas horas estaban abarrotadas.

La primera misa del día es en latín, y el resto se alternan entre inglés y malayalam, el idioma oficial de Kerala.

En Panaji, la iglesia de la Immaculada Concepción es el segundo templo más grande de Goa, y se llega a ella por una empinada escalinata en zigzag de un blanco reluciente.

Tiene una impresionante campana en su torre, traída de las ruinas del monasterio de los Agustinos en Vieja Goa.

El faro viejo de Aguada

El faro viejo de Aguada

La realidad es que la mayoría de los turistas no vienen a Goa a ver sus iglesias y/o ruinas, sino a disfrutar de las excelentes playas y gastronomía.

Hay playas para todos los gustos, algunas orientadas a grupos organizados de europeos de mediana edad (entre los que me debería incluir por fecha de nacimiento, pero la realidad es que estoy muy lejos de sus gustos y manera de viajar), otras para mochileros y algunas con resorts exclusivos.

El faro viejo de Aguada

El faro viejo de Aguada

De las de mochileros, la más célebre es la de Anjuna, que, desde el desembarco de los hippies en los 60, tiene el mercadillo más famoso del mundo, que se celebra todos los miércoles al borde del mar, con cientos de puestos donde se mezclan locales, hippies y tibetanos refugiados para ofrecer al visitante los productos más insólitos y variados, desde el último CD de Goa Trance hasta El libro tibetano de los muertos.

Además hay dos mercados nocturnos en los que se mezclan los puestos de artesanía con los de comida y bebida y música en vivo.

Las playas más cercanas a Panaji, donde me alojaba, son, hacia el norte y en orden de más cerca a más lejos, Sinquerim, Aguada, Candolim, Calangute, Anjuna, Chapora, Vagator y Arambol, y hacia el sur el el mismo orden Dona Paula, Vasco de Gama, Benaulim, Cavelossim y Palolem. Las más remotas son lógicamente las más tranquilas.

Puesta de sol en Candolim

Puesta de sol en Candolim

Después de visitar varias del norte me decidí por Candolim, una especie de tierra de nadie entre los cientos de chiringuitos de Calangute y los miles de nórdicos y alemanes tostándose, más bien quemándose, al sol, en Aguada.

Estaba en una casa, D’mellos, que ha crecido hasta convertirse en un pequeño resort, pero sin perder el toque familiar.

Demostrado, ¡los ángeles existen!

Demostrado, ¡los ángeles existen!

Por 9 euros tenía una estupenda habitación a 100 metros del agua.

Uno de los puntos a favor de Goa es que los alojamientos son casi invisibles desde la playa, tapados por las palmeras y vegetación y a unos 100 metros del arenal (vamos, ¡como en la Costa del Sol!).

A una distancia razonable tenía el faro y el fuerte Aguada, que quería visitar, aunque la caminata en la playa a pleno sol y el ascenso al fuerte me dejaron agotado y el regreso lo hice en bus.

Vendedora en el mercadillo de Anjuna

Vendedora en el mercadillo de Anjuna

El fuerte fue construido en 1612 por los portugueses para defender la entrada al río Mandovi, ya que la vieja Goa se encuentra 10 kilómetros río adentro.

En 1864 construyeron un faro de 4 pisos en su interior, el más antiguo de Asia de su tipo, que dejó de alumbrar en 1976, cuando el nuevo, y bastante feo, faro entró en funcionamiento a escasos 50 metros.

Telas en el mercadillo de Anjuna

Telas en el mercadillo de Anjuna

El nombre de Aguada le viene al fuerte porque disponía de 3 enormes estanques de agua fresca para abastecer a los barcos antes de emprender el regreso a Portugal.

Parte del antiguo fuerte es ahora la cárcel de Goa, donde hay unos cuantos extranjeros que se pasaron de confiados con la permisividad de Goa con las drogas y tienen alojamiento gratuito para unos cuantos años, al lado del mar, pero sin vistas y sin las comodidades de los resorts.

Camisetas en el mercadillo de Anjuna

Camisetas en el mercadillo de Anjuna

El broche de oro de mi estancia en Goa fue pasar la celebración de Holi, la fiesta de los colores, y el desfile de Shigmo, que ya os he narrado en el diario United Colors of Holi.

Aparte de las fiestas y mercadillos, Goa se ha convertido en un imán para extranjeros en busca de paz espiritual, mentes Om y cuerpos Danone, por lo que han proliferado múltiples centros de yoga y medicina ayurvédica.

Para los amantes de la música techno-tribal-trance, el rey indiscutible es el DJ-Gurú Goa Gil.

Lámparas en el mercadillo de Anjuna

Lámparas en el mercadillo de Anjuna

El caso de Diu, en el estado de Gujarat, es curioso, porque es una pequeña isla de 38.5 km², conectada al continente por un puente, pero cuando lo cruzas es como cambiar de país y entrar en “alcoholandia”.

Ghandi nació en Gujarat y era un gran detractor del consumo de alcohol, por lo que el estado tiene prohibido el alcohol, incluso para los turistas, aunque teóricamente puedes comprar un permiso especial para consumirlo.

El mercadillo de Anjuna, al borde del mar

El mercadillo de Anjuna, al borde del mar

Luego no encuentras donde comprarlo, pero esa es otra historia. En cuanto cruzas el puente de 100 metros de largo que une Diu con Gijarat, te topas con licorerías donde venden todo tipo de alcohol, y a precios tirados.

Los nombres en Diu todavía llevan la impronta portuguesa, como mi hotel, que se llamaba Beiramar, que tanto en portugués como en gallego significa al lado del mar.

El fuerte de Diu

El fuerte de Diu

En las casas es habitual ver nombre tipo Rodrigues, Lopes, y hay varias iglesias bien conservadas.

Lo que no está bien conservado es el fuerte portugués, que conserva sus murallas exteriores y el foso, pero su interior está prácticamente arrasado, lo que es una pena, porque debió ser un fuerte espectacular, con varios niveles de murallas.

Conserva varios cañones de la época de los portugueses, con el sello de la casa real portuguesa labrado en el bronce

La iglesia de San Pablo en Diu

La iglesia de San Pablo en Diu

Tiene en su interior un faro, pero de fabricación reciente, o al menos es lo que parece, y bastante poco agraciado.

Los fines de semana Diu se llena de gujaratis que vienen a remojarse, no precisamente en las playas, sino el gaznate para compensar el “mal trago” de la ley seca. así que el sábado por la mañana salí corriendo de Diu. La relación de los indios con el alcohol es bastante hipócrita.

Cañón en el fuerte

Cañón en el fuerte

En muchos estados donde el alcohol es legal, los bares que lo sirven son cerrados, oscuros, sólo visitados por hombres, excepto alguna turista despistada que sale corriendo en cuanto todos giran sus cabezas para mirarla cuando entra.

En lugares sagrados como Pushkar, donde hasta están prohibidos los huevos porque es estrictamente vegetariana, te ofrecen en los restaurantes cerveza (y otras sustancias prohibidas).

Me han servido cerveza en teteras, o envuelta la botella en papel, o con una cubierta de porespán, pero pocas veces me han dicho que no hay.

Resulta que el dueño de Kingfisher, la cerveza más popular, tiene un imperio que incluye hasta una línea aérea llamada, cómo no, Kingfisher airlines.

No está mal para un país en el que se supone que los hinduistas, el 80% de la población, no consumen alcohol. También es cierto que el 20% restante son más de 200 millones de personas.

Iglesia colonial en Diu

Iglesia colonial en Diu

Haz clic para ver las fotos de Goa, Diu y Fort Cochin.

Haz click para ver mis fotos geolocalizadas en el mapamundi.

Haz clic para visitar la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en India.

Visita la web, la guía de turismo de Goa, la guía de turismo de Diu , la guía de turismo de Fort Cochin o la web oficial de turismo de la India para saber más sobre el país.

¡¡ Hasta Pronto !!

Carlos

Desde Pondicherry, Tamil Nadu, 9 de Abril de 2007

Asia India Kerala Cochin Vagamundos