Deja que te Cuente Limeña

Aprovecho el comienzo de la maravillosa canción La flor de la canela de Chabuca La Granda para contaros sobre mi llegada a Lima, llamada la ciudad de los Reyes porque precisamente fue fundada el 6 de Enero de 1535 por Francisco Pizarro (o el 18 de enero, aseguran algunos cronistas), hace 469 años.

Palacio Arzobispal

Palacio Arzobispal

Pizarro no tiene muy buena prensa por aquí, y el ayuntamiento decidió retirar el año pasado su monumento de una plazuela colindante al Palacio de Gobierno, lo que causó bastante polémica. Lo más gracioso es que la estatua no representa realmente a Pizarro, sino a Hernán Cortés, pero los mexicanos no la quisieron. Para más información haz click aqui.

Su nombre proviene de la palabra aymara “lima-limac” o “limac-huayta”, que designa a una flor amarilla. Otra teoría asigna el nombre a una corrupción de “Rímac”, topónimo quechua del río, hablador. Cerca del río y de la Plaza Mayor está la antigua estación central de tren de los desamparados, reconvertida ahora en centro cultural. Ya sabeis la pena que me da la práctica desaparición del tren en Latinoamérica, al menos en este caso la reconversión de la estación sirve para un fin cultural.

escudo_lima

El escudo de la ciudad, de 1537, lleva los símbolos del emperador Carlos V y su madre, doña Juana, junto con las estrellas de los Reyes Magos. La inscripción que incluye, “Hoc signum regium est” significa “este es el símbolo de los reyes”. El protocolo la designaba como “la muy noble, muy insigne y muy leal ciudad de los Reyes del Perú”.

Iglesia de San Francisco con miles de palomas

Iglesia de San Francisco con miles de palomas

De mi anterior visita a Lima en 1998 recordaba el caos circulatorio y los miles de taxis y vendedores ambulantes que pululaban por la ciudad.

En el casco histórico esto ya no sucede, porque la policia controla estrictamente el acceso. Fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991 y está muy bien conservado. He contado más de 15 iglesias y conventos sólo en el casco histórico, y hay muchas casas colonias con preciosos balcones de celosía en madera, como la de Aliaga y Palacio Torre Tagle.

Fui a visitar el museo de la Nación, pero estaba cerrado por obras. Es también muy recomendable el museo de Arqueología y del Arte, además del centro cultural San Marcos, reconstruído con ayuda de Cooperación Española.

La catedral de Lima

La catedral de Lima

En la armoniosa Plaza Mayor de Lima destaca la catedral, que ocupa el mismo lugar del la primera iglesia mayor de Lima de 1555, destruida por el terremoto de 1746.

El jesuita Juan Rehr fue responsable de la reconstrucción. El interior es austero, aunque con joyas como la sillería del coro de Baltasar Noguera. Alberga los restos de Francisco Pizarro, no creo que la iglesia haga lo mismo que el ayuntamiento. A su lado está el palacio Arzobispal.

El resto de Lima sufre las consecuencias de un crecimiento desmesurado, sobre todo por los “pueblos jóvenes” en la zona norte, construidos de manera precaria sobre empinados cerros áridos que en caso de lluvia podría provocar una catástrofe. Por suerte la lluvia aquí es bastante escasa. Tiene 8 millones de habitantes pero las previsiones para 2005 la sitúan en 10 millones.

Puesto de limpiabotas

Puesto de limpiabotas

La venta ambulante (ambulatoria la llaman aquí) cubre todo tipo de cachivaches, cuando te paras en un semáforo, se acercan para venderte de todo, pegamento, aceite, corsés para la espalda, remedios naturales, caramelos, y también periódicos y revistas. También hay varios oficios que se ejercen en la calle, como el de mecanógrafo de escritos oficiales, y por supuesto el tradicional de limpiabotas, ya sea con puesto donde sentarse cómodamente a leer el periódico, o niños que no deben tener más de 7 años con un pequeño cajón de madera.

Como es habitual, voy recogiendo palabras de uso local como guachiman, versión españolizada de watchman o vigilante, uno de los oficios más populares en Lima por la paranoia de inseguridad que existe.

Todas las casas tienen triple cerradura, alarma, rejas con alambre de espinos, y las urbanizaciones tienen guardias de seguridad privados; los comercios, bancos y empresas están custodiados como si fueran la Reserva Federal, y hasta el aparcamiento en las calles está controlado por voluntarios que por unos céntimos te vigilan el coche.

Oficios callejeros: mecanógrafo

Oficios callejeros: mecanógrafo

En las cafeterías las sillas tienen en el respaldo una correa con broche para que coloques tu bolso atado, y los coches, cuando los enciendes, bloquean automáticamente las puertas; de noche nadie se detiene en los semáforos, incluso si te quiere parar la policia, la recomendación es continuar, porque normalmente van a intentar sacarte dinero. Lo cierto es que en los 4 días que pasé en Lima no vi ningún robo y no tuve sensación de inseguridad de día.

Balcón casa de Osambela

Balcón casa de Osambela

Aparte del casco histórico, los barrios más recomendables de Lima son Barranco y Miraflores, alzados sobre el mar en unos barrancos de impresión, donde puedes disfrutar de un buen cebiche mientras ves a los hombres pájaro limeños hacer parapente.

Lima suele amanecer con niebla, que se despeja a lo largo del día, y no hace demasiado calor, aunque la combinación de tráfico, ruido, contaminación y humedad te dejan medio atontado después de un rato caminando. La tarifa de los taxis es negociable, y si no tenemos mucho tiempo para visitar, podemos contratar uno por varias horas por un precio asequible.

Entrada al Barrio Chino

Entrada al Barrio Chino

La presencia de empresas españolas es grande, en seguros (Mapfre), banca (BBVA), seguridad (Prosegur), ocio (Crisol), electricidad (Endesa), y la omnipresente Teléfonica, cuyas cabinas tienen la misma costumbre española de tragarse las monedas sin realizar la llamada; estoy seguro de que si Telefónica tuviera que devolver todo el dinero “robado” a los clientes entraría en bancarrota inmediata.

Me sorprendió agradablemente el barrio chino, con su puerta de entrada tradicional, una calle peatonal donde están inscritos en el suelo todos los años del horóscopo chino (yo soy rata, el caracol no lo consideran digno).

Mercado Barrio Chino

Mercado Barrio Chino

La actividad comercial es frenética, estibadores (personas con carretillas) acarreando en precario equilibrio decenas de cajas con mercancías, tiendas atestadas de productos y especializadas (vi una tienda exclusiva de productos Feng-Shui), y mercados donde se puede comprar todo tipo de productos falsificados, desde DVDs y CDs hasta bolsos Louis Vuiton. Cientos de policias y Seguridad Ciudadana (no portan armas) vigilan la seguridad.

Gran Parque de Lima

Gran Parque de Lima

Para escapar del calor, la humedad y el barullo de Lima, que se hacen más patentes a partir de mediodía, nada mejor que relajarse en el Gran Parque de Lima, con jardines y pequeños lagos, la pena es que no dejan pisar la hierba (nunca entenderé por qué muchos parques son sólo para mirar).

Mi viaje por Perú continúa hacia el norte, donde espero disfrutar de las ciudades coloniales de Trujillo y Cajamarca, visitar la tumba del Señor de Sipán en Chiclayo y otras maravillas de esta parte del país, que es la menos visitada por el turismo.

De mi anterior viaje, cuando no existía vagamundos.net, os recomiendo vívamente Pisco y Paracas, Ica y la líneas de Nazca, Cuzco, el Camino Inca y Machu Pichu, Arequipa, el Cañón del Colca, Puno y el lago Titicaca, con visita a la isla Uros y estancia en la isla Taquile, y un recorrido por el Amazonas desde Puerto Maldonado.

Si quieres ver todas las fotos del viaje de Vagamundos 2004 de 6 meses por Peru, Bolivia, Argentina, Uruguay, Brasil, y Venezuela, haz clic aquí

¡¡ Hasta Pronto !!

Desde Lima, Perú, 6 de enero de 2004

vagamundos 2004 Perú Lime