Vuelta a Ilha Grande (II)

De Parnaioca a Dois Rios la caminata es una contínua subida y bajada de morros, sin playas intermedias para relajarte, y cuando llegamos a Dois Rios comprobamos lo que ya sospechábamos, que no había alojamiento, por ser parte del Parque Estadual de Ilha Grande.

Ruinas prisión Dois Rios

Ruinas prisión Dois Rios

Las torretas de vigilancia y las ruinas del presidio me recordaron a Papillon, aquella película en la que un preso logra escapar, después de mil y un intentos, de un presidio francés situado en una isla tropical.

Iglesia Dois Rios

Iglesia Dois Rios

Funcionó entre 1903 y 1994 como cárcel para presos comunes, y todavía en Ilha Grande viven varios ex-presidiarios que decidieron quedarse aquí una vez cumplidas sus condenas.

Conseguimos que nos dejaran montar la tienda de campaña en un edificio del ejército. Dois Ríos, como su propio nombre indica, es una playa enmarcada por un río en cada esquina, y la diferencia de temperatura entre el agua del mar y del río es grande. La transparencia del agua es increíble.

Para ver la panóramica Olympus de Ilha Grande, haz click aquí.

Agua transparente en Dois Rios

Agua transparente en Dois Rios

La playa es preciosa, jalonada por árboles y con pocos edificios, algunos de ellos de la UERJ (Universidad Estadual de Río de Janeiro), que hace investigaciones aquí.

Después de relajarnos en la playa, acometimos nuestro quinto intento de subida de montaña, una enorme roca pelada en su parte superior, pero con un mato casi impenetrable en el que prácticamente no había sendero; armados de un machete estuvimos peleando casi 2 horas con las lianas, enredaderas, telas de araña, espinos, etcétera, y conseguimos llegar a la base pelada del morro.

El "loco de la colina" haciendo fotos

El “loco de la colina” haciendo fotos

No teníamos tiempo para subirlo antes de que se hiciera de noche, y me arrastré por la piedra, agarrándome a pequeños tochos de vegetación, para poder hacer una foto panorámica de los 2 lados de la isla. Mientras hacía las fotos, mi trasero se iba escurriendo sobre la hierba, y en ese momento me di cuenta de que podía ser la última foto que tomara en mi vida.

Por suerte me dio tiempo a terminar antes de escurrirme de todo, y regresé con las piernas temblequeantes donde estaban mis compañeros, que habían tomado una foto mía en precario equilibrio por si acaso era póstuma.

En la bajada nos olvidamos del camino y tomamos directamente la vertical entre lianas y vegetación, hasta que llegamos al río llenos de vegetación, pinchos y arañazos, que refrescamos en el agua.

Rocas horadadas en Caxadaco

Rocas horadadas en Caxadaco

Al día siguiente hicimos el sendero hasta Caxadaço, una recoleta playa que está protegida por unas enormes rocas que están horadadas. Continuamos por la que quizá es la peor trilha de la isla, la que va hasta Santo Antonio y Lopes Mendes, que es un continuo sube y baja.

La recompensa es la llegada a una de las playas considerada más bonitas de Brasil, Lopes Mendes, paraíso de surfistas. Llegamos con la playa vacía, antes de que llegue la gente de las excursiones, y sus 2.5 km. de arena blanca brillaban bajo el sol.

Para ver la panóramica Olympus de Ilha Grande, haz click aquí.

Relajado con Igé en Lopes Mendes

Relajado con Igé en Lopes Mendes

Nos quedamos en Lopes Mendez todo el día, y por la tarde caminamos toda la playa, de nuevo vacía, e hicimos el precioso camino de Aroeira hasta nuestro alojamiento, la casa de Fabiola, una paulense que decidió dejar su trabajo de periodista y abrazar una vida bucólica y sencilla vendiendo bocadillos en Lopes Mendes a los turistas.

Su casa tiene luz eléctrica por placa solar, y la ducha caliente fue el agua de los spaghettis que habíamos cocido para cenar; montamos las tiendas en su jardín, que compartimos con 3 gatos y un perro, Crista.

En la lancha de vuelta a Recife

En la lancha de vuelta a Recife

El último día nos iba a llevar al punto más oriental de la isla, el faro de Castelhanos, propiedad de la Marina y cuya visita depende del humor del farero ese día, y partimos de Aroeiro para la playa de Castelhanos, pero Rafa tuvo la mala suerte de torcerse un tobillo.

Pedimos ayuda y un señor del pueblo se ofreció a llevarnos en su lancha rápida hasta la playa de Recife, cogimos las mochilas y nos fuimos hasta Pouso, donde Rafa y Dico se quedaron esperando la escuna de Abraão.

Puente en Palmas

Puente en Palmas

Nelio y yo decidimos completar la vuelta caminando de regreso a Abrãao, y el último morro antes de divisar la bahía de Abraão fue quizás el más largo y duro de los 10 días.

La vista de Abraão desde arriba nos puso alas en los pies, y la última parte cuesta abajo la hicimos ligeros como la brisa.

Llegamos a las 15h del 2 de Mayo, después de 10 días, 115 km. y 200.000 pasos por la isla, exhaustos pero con la sonrisa dibujada en el rostro. A las 4 de la tarde fuimos a buscar a nuestros compañeros a la escuna y nos hicimos la foto de grupo ampliada en un miembro como os contaré luego.

Los jacarés, al menos en pintura

Los jacarés, al menos en pintura

Un slogan turístico dice “Si la naturaleza es tu pasión, Ilha Grande es tu destino”, y creo que es bastante acertado, porque no es fácil encontrar, a sólo 100 km. de Río, un lugar en estado tan puro.

En la isla se ven carteles que dicen “aquí solo se dejan huellas, se llevan recuerdos y se mata el tiempo”; pues bien, yo me llevo de Ilha Grande un montón de recuerdos imborrables, y también unos cuantos arañazos, dejé muchas huellas y espero que también un buen recuerdo en la maravillosa gente con la que compartí estos días, y tengo que reconocer que maté algo más del tiempo, porque en la batalla entre los insectos y yo ganaron ellos por el número de ronchas que tengo, pero también causé algunas bajas entre ellos.

Para ver la panóramica Olympus de Ilha Grande, haz click aquí.

La foto final del grupo de los cinco

La foto final del grupo de los cinco

La flora de la isla es muy variada, ya que combina especies de mato atlántico, costeras y de planicie, y vimos muchos bosques de bambúes, cáctus, y todo tipo de árboles tropicales.

Lo que me decepcionó fue la fauna que vimos, porque aunque hay mucha variedad, debe estar refugiada en el corazón de la reserva, ya que oímos, pero nunca vimos, monos aulladores que me hicieron recordar mi estancia en Tikal, Guatemala, y sólo vimos un triste mico corriendo por el cable de la luz. También vimos ardillas, que aquí se llaman esquilos. Las mariposas y libélulas son muy variadas y hermosas.

Reparando redes

Reparando redes

De las iguanas y cobras contra las que nos habían prevenido nada de nada, y las aves fueron las más variadas, con urubús, una especie de buitres, papagayos, gaviotas, garzas y gavilanes.

Vimos también una tortuga en Bananal, y los carteles que avisan de la presencia de jacarés en la zona de la playa de Palmas, aunque casi nadie los ha visto.

Escunas de Ilha Grande

Escunas de Ilha Grande

Pero el especímen animal más interesante que ví fue un simple perro vagabundo, al que le puse de nombre Igé (por Ilha Grande), que se pegó a nosotros en Provetá, en nuestro quinto día de caminata, y ya no se separó un solo segundo, convirtiéndose en el líder de la expedición.

Tenía una mirada muy inteligente, y a pesar de ser callejero, era muy educado, nunca entraba en las casas.

Palmeras, muchas palmeras

Palmeras, muchas palmeras

Todas las noches dormía acurrucado junto a nuestras botas, y por la mañana temprano, en cuanto oía movimiento, se ponía a saltar y correr, y en los senderos se adelantaba, controlaba que todo estaba correcto, volvía corriendo a nuestra retaguardia, hacía lo mismo, y así durante 6 días.

Ladraba cuando veía algo que no le gustaba y se enfrentaba a perros muucho más grandes; se convirtió en nuestro compañero inseparable y hasta subió al morro de Dois Rios, moviéndose por la roca como si fuera un alpinista avezado.

Un día hicimos la prueba de separarnos y empezar a caminar en las 4 direcciones, para ver con quién se iba Igé, y después de unos momentos de duda me siguió, creo que es porque las almas vagabundas se reconocen enseguida.

Mapa isla

Mapa isla

En cuanto llegamos a Abraão se le notaba confundido por la cantidad de gente y ruido que había, y durante los 2 días que ha pasado sin hacer nada mientras yo descansaba y trabajaba en la web, se le notaba aburrido, yendo de la agencia a casa de Rafa y Dico y viceversa.

Estoy seguro que cualquier día de estos se va con alguien que lleve mochila a dar una nueva vuelta a la isla o a descubrir nuevos mundos.

15dsc02414_reducida_cartel

Haz click si quieres más información sobre Ilha Grande, y si piensas visitar la isla y dar la vuelta o cualquier otro tipo de actividad, te recomiendo Ilha Grande Adventure.

Haz click para más información sobre los parques y reservas de Ilha Grande.

Si quieres ver todas las fotos del viaje de Vagamundos 2004 de 6 meses por Perú, Bolivia, Argentina, Uruguay, Brasil, y Venezuela, haz clic aquí.

¡¡ Hasta Pronto !!

Carlos, desde Ilha Grande, Brasil, 5 de Mayo de 2004

Vagamundos 2004 Ilha Grande Brasil