Palafitos en Semporna

Palafitos en Semporna

Uno de mis discos preferidos es “La vida secreta de las plantas”, de Stevie Wonder (los menores de 40 seguramente ni lo recordarán, porque fue editado en 1979), y una de las canciones tenía un estribillo que decía:

“una semilla es una estrella, una estrella es una semilla”, un concepto de la cosmogonía que me resulta atractivo y creíble.

Siempre he pensado que el universo es como las muñecas rusas, las matrioskhas, que las vas abriendo y encuentras otra dentro.

Lo que para unos es átomo para otros es universo, y sólo nos falta encontrar el mecanismo de apertura que los conecta.

Mezquita de Semporna

Mezquita de Semporna

Por otro lado, una de las películas que más me ha impactado en los últimos años se desarrolla en una plataforma petrolífera en los Mares del Norte.

Se llama “La vida secreta de las palabras”, de Isabel Coixet, y la recomiendo a todos los que no les importe llorar en público, porque poca gente sale incólume de ella, ya que toca temas muy recientes y duros.

La "playa" de Semporna

La “playa” de Semporna

Hace 10 años otra película desarrollada en un plataforma petrolífera, “Rompiendo las olas”, de Lars von Trier, me dejó tambien “tocado” por su crudeza y estilo directo.

El vínculo entre 2 cosas tan dispares como el disco de Stevie Wonder y las películas es por un lado la similitud del título de “La vida secreta…”, y por otro que voy a pasar unos días en una plataforma petrolífera reconvertida a centro de buceo, para poder estudiar “La vida secreta de las plantas submarinas”, y demás especies del entorno.

Barca en Semporna

Barca en Semporna

También me toca visitar a unos parientes del caracol de vagamundos, los nudibranquios o babosas de mar, que son moluscos pertenecientes a la clase de los gasterópodos, aunque a primera vista se parecen poco a sus primos terrestres ya que no tienen concha rígida, pero son bastante más atractivos que las babosas terrestres.

Son unos animales fascinantes, de colores y formas casi imposibles, a veces tan pequeños que estás a medio metro buceando y no los ves.

Centro de buceo Scuba Junkie

Centro de buceo Scuba Junkie

La costa este de Borneo, y dos mares, uno el Mar de Sulu, que la conecta con las Filipinas, y el otro el Mar Celebes, que la conecta con la isla indonesia de Sulawesi, están consideradas las zonas con mayor biodiversidad marina del mundo.

Cuando el Comandante Cousteau estuvo en Pulau Sipadan en 1989, dijo:

“He visto otros lugares parecidos, hace 45 años, pero ahora hemos encontrado una auténtica obra de arte intacta”.

Jacques Cousteau colocó Sipadan entre los 10 mejores lugares del mundo para bucear.

Buceando en Sipadan

Buceando en Sipadan

Esto disparó la popularidad de Sipadan, una pequeña isla que no podía absorber la pléyade de buceadores que venía a comprobar lo que había dicho Cousteau.

Uno de sus principales atractivos es que a sólo 10 metros de la playa, el arrecife se desploma con una caída vertical de 700 metros que acongoja a cualquier buceador, por experto que sea, que se asoma a su inmensidad.

Tiburón en Sipadan

Tiburón en Sipadan

El gobierno malayo decidió en 2005 que sólo se podía bucear en Sipadan, pero cerró todos los alojamientos de la isla, en la que ahora habitan sólo militares.

La razón principal es su cercanía a Filipinas, de donde partieron el 23 de abril de 2000 un grupo de rebeldes fuertemente armados que secuestraron a 21 personas que estaban tranquilamente alojados en Sipadan.

Abu Sayaff, enfrentado a las autoridades filipinas y en busca de notoriedad internacional y dinero, mantuvo durante 5 tensos meses secuestrados a los turistas y trabajadores de Sipadan, escondidos entre las miles de islas que hay por la zona.

Tortuga en azul

Tortuga en azul

En Agosto de 2000 cobró un rescate de 21 millones de dólares, uno por cada secuestrado, que oficialmente nadie pagó, pero los rumores que me contaron en Semporna apuntan a Gadaffi, que aparentemente quería congraciarse con USA y Europa para que lo sacaran de la lista negra de terroristas internacionales

El principal puerto de partida del buceo a Sipadan, Mabul y Kapalai es Semporna, quizás la ciudad más sucia de Malasia.

Dibujo en coral

Dibujo en coral

La mitad de la ciudad está construída directamente sobre el mar, con casas sobre pilotes, estilo palafitos, y todos los desperdicios van directamente al mar.

Desgraciadamente las corrientes los llevan muchas veces hacia Sipadan.

El único edificio interesante de Semporna es su mezquita, de blanco impoluto, que contrasta con su entorno, particularmente con el mercado, medio construído sobre el agua, que tiene un olor difícil de describir que te quita las ganas de comer pescado.

Dibujo en coral

Dibujo en coral

Las opciones de buceo desde Semporna son muy variadas, desde el mochilero que se gasta su presupuesto diario en buceo y duerme por 2 euros, hasta los resorts de lujo, algunos con isla privada, pasando por el lugar más extraño en que he buceado, la mencionada plataforma petrolífera de SeaVentures Dive, que ahora, en vez de extraer petróleo del fondo marino, envía buceadores al mismo.

Como a mi me gusta probar de todo, comencé con la opción mochilera, que hice con Scuba-Junkie, el centro de buceo más popular de Semporna, con hostal adjunto, que sólo te cuesta 2€ si buceas con ellos y 4€ si sólo te alojas.

Colores Corales

Colores Corales

El dueño, Tino, es un alemán amante de la fotografía submarina, como demuestran las decenas de fotos de gran calidad colgadas en el centro de buceo, y el gerente, Ric, un escocés que vino de vacaciones 2 semanas hace 5 años y se quedó.

La plataforma de Seaventures Dive Resort

La plataforma de Seaventures Dive Resort

Por 50€ se pueden hacer 3 inmersiones por día, comida incluída, saliendo a las 8 a.m. y regresando sobre las 4.

Las lanchas rápidas tardan 40 minutos en llegar desde Semporna hasta Mabul, la isla más cercana a Sipadan con alojamiento, pero demasiado aborrotada para mi gusto, y en 20 minutos más estás en Sipadan.

La primera inmersión te deja tan boquiabierto que casi te olvidas de respirar, pues a sólo 2/3 metros de profundidad la variedad de corales y de peces tropicales es única.

Aunque esta no es la mejor época del año, por estar todavía el monzón acechando, la visibilidad es buena, entre 15 y 20 metros.

Ric me dijo que abril/mayo es la mejor época para bucear allí, con visibilidad de hasta 40 metros.

No me puedo imaginar como será entonces.

Panorámica Olympus submarina en Sipadan

Panorámica Olympus submarina en Sipadan

De repente, la arena termina, y un muro vertical se desploma en las casi infinitas profundidades, mucho más allá de lo que nuestro ojo puede alcanzar, hogar de miles de especies de plantas y animales que interactúan en perfecta armonía como los músicos de una sinfónica.

Belleza submarina

Belleza submarina

Tienes que decidir a qué dedicarte, porque hay peces de menos de un centímetro, y cerca está pasando un tiburón de 3 metros o una tortuga gigante, y si andas saltando de lo pequeño a lo grande y viceversa acabas agobiándote y te mareas, como me pasó a mí.

Mejor concentrarte en una inmersión en lo grande, y en la siguiente en lo pequeño, o viceversa.

Cangrejo

Cangrejo

El descanso entre el primer y el segundo buceo se hace en Sipadan, pero en la playa y el muelle, ya que todos los alojamientos están cerrados, con carteles de prohibido el paso, y el ejército está patrullando y haciendo labores de limpieza.

Se hace un poco extraño ver los trajes multicolores de los buzos contrastando con los de camuflaje de los militares, fuertemente armados y con caras de pocos amigos, no se si por que ellos están fastidiados por tener que proteger a unos extranjeros que van a bucear en el paraíso.

Misión Cumplida. Encontré a Nemo

Misión Cumplida. Encontré a Nemo

Una patrullera color caqui también desentona entre los botes, todos de color blanco.

Después de la segunda inmersión, en la que ya has perdido la cuenta de las especies que has visto, el bote se dirige a Mabul, donde se hace la tercera.

Esta inmersión casi siempre es peor que en Sipadan porque la presión sobre el ecosistema de toda la gente alojada es muy fuerte y la visibilidad es siempre menor.

Manta

Manta

La experiencia de bucear desde la plataforma petrolífera es muy curiosa e interesante.

La recomiendo para los fanáticos del buceo que son capaces de hacer 5 ó 6 inmersiones al día, porque en la plataforma tienes todas las ventajas de estar en un barco de buceo pero ninguno de sus inconvenientes, aunque cuando el viento es fuerte, se bambolea un poco, pero nunca como un barco.

El pez sapo

El pez sapo

Con 5 plantas que pueden alojar casi a 100 personas, para bucear sólo tienes que ponerte el traje y te bajan en un elevador hasta el mar.

Algunos buceadores intrépidos incluso se tiran desde la plataforma directamente al mar.

En la propia base de la plataforma, colocada sobre 6 enormes pilotes que se apoyan sobre el fondo a 15 metros de profundidad, la variedad de fauna es enorme, incluido un pez que no conocía, y que parece “imposible”, el pez sapo, que camina con manos en vez de aletas y tiene un aspecto rarísimo.

La plataforma está cerca de Mabul y el resto de inmersiones se hacen entre Mabul, Sipadan y Kapalai.

Kapalai es una isla invisible 2 veces al día, porque en realidad es un banco de arena que desaparece con la marea alta, y de ella sólo asoman las cabañas construídas sobre pilotes.

Tuve la suerte además de encontrarme con un excelente grupo de buceadores alemanes.

Eran excelentes en el doble sentido de la palabra, como buceadores, y como personas, muy agradables, y me hacían fotos buceando que yo no había pedido, para luego intercambiarlas en el ordenador de la plataforma.

Panorámica Olympus de Mabul desde la plataforma Seaventures

Panorámica Olympus de Mabul desde la plataforma Seaventures

También estaba un inglés instructor de buceo en Kota Kinabalu que en sus vacaciones también bucea (eso es afición, con más de 750 inmersiones que tiene).

Pez a rayas

Pez a rayas

Con todos ellos pasé muy buenos ratos, a la “caza” de caballitos de mar y tiburones martillo, por mencionar 2 de las especies de contraste que os he mencionado antes.

A los tiburones martillo no los vi, pero en Mataking tuve la suerte de disfrutar de un espectáculo único, decenas de caballitos pigmeo, de 2 centímetros, camuflados en un coral de intenso color rojo que hacía casi imposible encontrarlos

Coral

Coral

La comida en la plataforma era muy buena, y las puestas de sol desde la cubierta 4, donde está el solarium y donde de noche cenábamos con la brisa del mar y millones de estrellas sobre nuestras cabeza, eran gloriosas.

Sólamente un día en pocos minutos pasó de un atardecer suave, con la luz difuminándose sobre la superficie del mar, a un chaparrón monzónico que nos obligó a cenar dentro.

Con el grupo de alemanes; así se bucea en los países muslmanes :-)

Con el grupo de alemanes; así se bucea en los países muslmanes :-)

Sobre la tercera opción de buceo que elegí me da un poco de reparo contárosla, porque me fui a una isla privada, la isla Mataking, con un sólo resort, todo incluído excepto los lujos más asiáticos, como los masajes.

Mi interés era el buceo y me alejé de estas tentaciones pecaminosas para un mochilero, pero no puedo resistir la tentación de relataros, a aquellos que todavía no hayais decidido destino para vuestras próximas vacaciones y/o luna de miel, el “menú” de masajes.

el resort de Mataking, de noche

el resort de Mataking, de noche

Masaje Real. 2h30. Masaje de pies, seguido de masaje exfoliante, y baño en leche de coco y pétalos de flores.

Masaje Relajante. Masaje tradicional de digitopuntura de 2 horas en la playa.

Masaje de Playa. A elegir entre aceite de jazmín, lavanda, bergamota y cantaloup, y para las exfoliaciones, sal o genjibre.

¿Relaja con sólo leerlo, verdad?.

El Mataking 1, esperando para ser hundido

El Mataking 1, esperando para ser hundido

Hay otro menú, el de bodas, que incluye boda en la playa, boda submarina y boda a lo grande con danzas tradicionales y ceremonias variadas, todo desde unos 1.000 euros.

Como en mis inmersiones no encontré una sirena como la de Tom Hanks en Splash!, este menú tampoco lo probé.

Flores en Mataking

Flores en Mataking

El buceo en Mataking es diferente del de Sipadan, ya que aquí no te encuentras rodeado de 100 buceadores, y la cantidad de fauna es menor en cantidad, que no en calidad, ya que encontré nuevos nudibranquios, peces sapo, peces cocodrilo, caballitos de mar enanos, peces mandarín y morenas, que irónicamente aquí son azules.

Otras especies que vi no pude ni siquiera catalogarlas, porque a pesar de haber consultado el libro de especies submarinas en el sudeste asiático, éste es amplio y variado que a veces no es fácil identificarlas.

Los lugares de inmersión son muy variados, con más de 30 localizaciones alrededor de la isla e islas adyacentes, y a sólo una hora en lancha rápida se encuentra Sipadan.

En realidad Mataking son 2 islas, conectadas por una lengua de arena blanca en marea baja, lo que se puede apreciar muy bien desde una torreta de madera de unos 15 metros que han construido, desde la que se puede divisar toda la isla y hacer fotos que dan una ligera idea de lo cerca que se está del paraíso en este lugar.

Panorámica Olympus de la playa en Mataking

Panorámica Olympus de la playa en Mataking

Para imaginaros el tamaño de la isla, os diré que le di la vuelta completa, siempre por la playa, en 40 minutos.

Vista aérea de Mataking

Vista aérea de Mataking

En la parte Este de la isla se encuentra varado el Mataking 1, el primer barco que usaron para suministros cuando se abrió la isla al turismo en el 2002.

En marzo de 2006 va a ser hundido entre las 2 islas para abrir la primera oficina de correos submarina en Malasia.

Caballito de mar pigmeo (a ver si lo encuentras)

Caballito de mar pigmeo (a ver si lo encuentras)

Mataking puede acomodar a unas 70 personas, en casas “reales”, por lo de realeza, ya que se llaman King, con bañera jacuzzi mirando al mar, o la opción más “modesta” de bungalows con nombres de peces.

El mío se llamaba “big eyes jack”.

El resort está construído con criterios de ecoturismo y sostenibilidad.

Los corales muertos se utilizan para fijar las plantas y que la lluvia no se lleve la tierra.

Nudibranquio

Nudibranquio

Toda el agua potable se trae del continente, y la basura se lleva de vuelta.

Tienen además un programa de creación de arrecifes artificiales llamado “reef ball project”, con el que han colocado más de 100 esferas que sirven como casa a peces y corales para compensar los que se han perdido por la pesca con dinamita, desgraciadamente habitual en estas costas.

el pez en su casita

el pez en su casita

Los gitanos del mar, o Bajwa, han recorrido estas costas desde tiempos inmemoriales, sin preocuparse de a qué país pertenecen, viviendo una vida semi-nómada en sus barcos, llamados lepa-lepa, detrás de la pesca, que es su único sustento.

Son musulmanes y se consideran descendientes directos de Mahoma, aunque también practican ritos espiritistas relacionados con el mar, su fuente de vida y muerte.

Morena moteada

Morena moteada

No poseen tierras y ningún país, ya sea Indonesia, Filipinas o Malasia, les reconoce como ciudadanos, ya que no tienen papeles, y por ello no construyen sus casas en las islas, sino sobre el mar, palafitos que se alargan sobre la línea de costa.

Sin servicios sociales, educación ni derechos de ningún tipo y una economía de supervivencia, hacen lo único que saben hacer, pescar, y aunque la pesca con dinamita destruye los arrecifes de coral, que son el hogar de los peces, su visión no es a largo plazo, ya que sin comer hoy no pueden pensar el el mañana.

Es un círculo vicioso de difícil solución, un problema a nivel mundial que poco a poco va esquilmando la pesca hasta en los lugares más remotos.

Pez roca

Pez roca

Febrero es el mes más bajo del año, y eramos sólo 5 visitantes, una pareja de italianos, otra de japoneses, y yo, con 70 empleados a nuestro servicio.

La última noche me invitaron a una fiesta de cumpleaños de una empleada, que se hacía en el bar de la playa.

Aunque las normas del resort dicen que a las 23h se acaban las fiestas, yo me fui a medianoche y aquello seguía, cada vez más salvaje.

Tortuga muy cerca

Tortuga muy cerca

La mayoría de los empleados, malayos, son muy jóvenes, en torno a los 20 años, e iban vestidos como cualquier rapper o hip-hopper del Bronx.

Yo me preguntaba qué podían tener en común aparte de la edad.

Bailando a Eminem descalzos en la playa, también hubo tiempo para los bailecitos tipo Macarena o Aserejé, en los que destacaba una chica con el pelo casi hasta las rodillas, que se movía sensualmente, devorada por las miradas de los demás.

Pez cocodrilo

Pez cocodrilo

Luego me dijeron que era la “bailarina oficial” del resort, que bailaba la danza del águila con vestidos tradicionales cuando había espectáculo para los clientes.

Nada más diferente que lo que estaba haciendo en ese momento.

El director, Adrian, es un kiwi (así se les llama coloquialmente a los de Nueva Zelanda) de origen holandés, nacido en Indonesia, con una vida a sus espaldas llena de vivencias y anécdotas que evitó que me aburriera en los ratos de ocio entre buceos, ya que las parejas iban a lo suyo, y yo me sentía un poco como “un pulpo en un garaje”.

LLevaba 25 años de instructor de buceo PADI, y su anterior trabajo había sido dirigir un resort en Vanuatu, una isla del Pacífico orientada al turismo de lujo.

Tuve una instructora exclusivamente para mí los 3 días que buceé.

Nudibranquio

Nudibranquio

Kerri, canadiense de Nueva Escocia, pero que lleva casi 10 años viviendo y trabajando en Asia, en lugares como Filipinas y Maldivas, casada con un japonés que también es divemaster y trabaja en Mataking con ella.

Gamba transparente

Gamba transparente

Es una de los millones de personas a las que el tsunami de 2004 les cambió la vida, ya que trabajaba en un resort de lujo de las islas Maldivas como instructora de buceo.

Regresaba de bucear, y el barco estaba llegando al muelle de la isla, de varios cientos de metros de largo, porque en Maldivas hay muy poca profundidad en la plataforma continental, cuando la ola los llevó contra el muelle, y por encima de él.

Las Maldivas no tuvieron muchos muertos porque Sri Lanka las protegió de la gran ola, pero los resorts quedaron muy dañados y el aeropuerto inundado, así que muchos cerraron y despidieron al personal.

Kerri fue una de ellas.

Con tristeza me contaba cómo personas millonarias alojadas en el hotel, a pesar de la tragedia humana, sólo estaban interesados en vigilar su dinero, pelearse por conseguir un chaleco salvavidas, y exigir que les repatriaran inmediatamente, por supuesto en el asiento de primera clase que habían pagado.

Panorámica Olympus de la isla Mataking al atardecer

Panorámica Olympus de la isla Mataking al atardecer

Está claro que este tipo de sucesos saca el verdadero yo que llevamos dentro, algo que ni el dinero ni la educación recibida ni los accesorios de nuestra vida cotidiana pueden ocultar en estas circunstancias.

Nudibranquio

Nudibranquio

Esto dice mucho de la condición humana y del egoismo que impera actualmente en el Mundo.

Volviendo a la dura vida del mochilero, mi regreso a Semporna me enfrentó de nuevo con la suciedad omnipresente y a las decenas de famélicos perros callejeros que subsisten entre la basura.

Mi estrella de la suerte

Mi estrella de la suerte

Semporna parece la antesala del infierno, e irónicamente es la puerta al paraíso de la vida submarina del mar de Celebes.

Todas las fotos submarinas que veis en el diario, y las más de 400 de los albumes de buceo, han sido hechas con una cámara que utilizaba por primera vez, la pequeña pero matona Olympus μ DIGITAL 600 de 6 Mpx, que tiene varios programas de fotografía submarina y un macro muy bueno.

El pez mandarín

El pez mandarín

Con carcasa submarina, es sumergible hasta 40 metros, así que sólo hay que añadir agua, a ser posible de un arrecife en un lugar tropical y con buena visibilidad, y saber bucear con botella o en superficie.

La paciencia tambien es necesaria, para que los animales se acerquen a ti, porque la visión de un ser torpe echando burbujas todo el tiempo y vestido de manera estrafalaria deber ser chocante para cualquier criatura submarina hasta que se acostumbra.

Una habitación "real"

Una habitación “real”

Hay muchas fotos que no me han cabido en el diario, de nudibranquios, langostas, corales, y otras muchas especies que te aconsejo veas en los albumes.

Haz clic para ver las fotos de Semporna, buceo con Scuba-Junkie en Sipadan y Mabul, buceo desde la plataforma petrolífera de Seaventures Dive Resort en Sipadan y Kapalai, y buceo con The Reef Dive Resort en la isla Mataking y adyacentes.

Puesta de sol en Mataking

Puesta de sol en Mataking

Para saber más sobre Malasia, visita  las webs en inglés de Virtual Malaysia, Turismo de Sabah, Parques Nacionales de Sabah, la Guía de Viaje de Sabah,  un completo reportaje sobre Sipadan en Wild Asia, Thingsasian,y Geographia.

¡Hasta Pronto!

Carlos

Desde Semporna, Sabah, Borneo, Malasia, 27 de febrero de 2006

La primera postal en el buzón del Mataking 1

La primera postal en el buzón del Mataking 1

P.S: El 19 de Marzo de 2006 mis amigos de Mataking me enviaron información de un evento al que me habría gustado asistir: la inauguración de la primera oficinal postal submarina de Malasia.

Se ubica en el Mataking 1, que fue el primer barco utilizado para aprovisionamientos en la construcción del resort, una barca de 13 metros de longitud, que ahora descansa a 12 metros de profundidad, con el objetivo adicional de crear un arrecife artificial que acogerá a la abundante vida submarina de la zona.

Se ha creado un tampón especial que se estampa en todas las postales, que luego los buzos meten en un sobre impermeable y depositan en un buzón que se ha colocado en el barco.

El correo se recoge 4 veces a la semana y los primeros clientes fueron una pareja de japoneses.

 

sabah_map