Kuala Lumpur y Melaka

Georgetown, inundada por la tormenta

Georgetown, inundada por la tormenta

Las ciudades en Malasia son un fiel reflejo de los enormes contrastes que he visto en este país.

Primero fue Georgetown en la isla de Penang, ciudad portuaria crisol de culturas china, india y colonial, que estimuló mi imaginación sobre cómo sería la vida hace 2 siglos en esta parte del mundo, y luego las otras 2 ciudades más importantes de Malasia, Kuala Lumpur y Melaka.

Kuala Lumpur, o KL, como la suelen llamar, es una ciudad joven, ya que fue fundada en 1857 donde había unas minas de estaño, el mineral que era la principal fuente de divisas del país en ese momento.

Las Petronas desde la torre Menara

Las Petronas desde la torre Menara

Fue capital de la colonia desde 1896 y del país desde 1957, cuando obtuvo su independencia.

Está en la confluencia de los ríos Gombak y Kelang, y su nombre en malayo significa lugar embarrado, nombre no muy atractivo, pero por suerte el barro ha quedado olvidado en el tiempo, y KL brilla como lo hacen sus rascacielos de acero y cristal.

Las Petronas, el símbolo de KL.

Las Petronas, el símbolo de KL.

Hoy KL es una ciudad futurista, que hasta hace poco tenía el honor de albergar los edificios más altos del mundo, las torres Petronas (una empresa petrolera), y aún hoy pueden seguir diciendo que tienen las torres gemelas más altas del mundo, con 452 metros.

El 17 de octubre de 2003 el edificio Taipei 101 en Taiwan le quitó el record de edificio más alto del mundo, en una carrera que no se detiene a pesar de lo que sucedió en Nueva York el 11-S.

Se puede subir gratuitamente a las Petronas, pero sólo a lo que llaman el skybridge, la pasarela acristalada que las une a una altura de 170 metros, entre los pisos 41 y 42.

Hay un límite diario de 1.200 visitantes, y los tickets los consigues gratuitamente en la planta baja, donde hay una exposición y proyectan un video en el que cuentan la historia de las torres y su concepción.

Jardines de KL. Orquídea

Jardines de KL. Orquídea

Tambien tienen un dispositivo curioso que te mide y te dice cuantas veces tiene la torre tu estatura, en mi caso 263 veces.

El arquitecto es argentino, Cesar Pelli, y las torres se inauguraron en 1998.

Tiene 88 pisos (el 8 es el número de la suerte chino), y están hechas de acero y vidrio.

La planta es un dodecaedro, la figura geométrica preferida del arte islámico, el predominante en Malasia.

Parques de KL. Mariposa

Parques de KL. Mariposa

La mejor vista sobre la ciudad es desde el mirador de su torre de comunicaciones, llamada Menara, que en malayo significa torre (así que cuando decimos la torre Menara estamos siendo redundantes, igual que cuando decimos que vamos de viaje a un safari, porque safari significa viaje en swahili).

La torre tiene 421 metros, y el mirador está a 276 metros, circular y con una vista espectacular sobre la ciudad; además con la entrada te dan una audioguía que te da información muy completa sobre las vistas a tu alrededor.

Es la cuarta torre de comunicaciones más alta del mundo.

Desde arriba se puede apreciar que KL es una ciudad verde, en la que el cemento todavía no ha devorado a la naturaleza, ya que hay muchos parques, alguno de ellos incluso se conserva como jungla primaria.

Aviario de KL

Aviario de KL

A pesar de estos hitos de la arquitectura moderna, KL sigue respirando un ambiente relajado, quizás porque el calor y la humedad no permiten excesos.

El transporte público es muy eficiente, con un metro bueno, bonito y barato, y un metro elevado ligero sobre monoraíl que le da otro toque futurista a la ciudad.

Me alojaba en un hostal al lado de chinatown, Le Village, en un edificio colonial de color azul pastel, rodeado de restaurantes chinos, indios, y hasta uno persa, donde comí un día.

Loros

Loros

La entrada a Chinatown, cómo no, está franqueada por por un inmenso pórtico chino de color rojo, y desde el momento en que lo cruzabas, las ofertas comerciales eran de lo más diversas, desde la última película de la Guerra de las Galaxias, recién estrenada en cine, por 2 dólares, hasta réplicas de relojes y todas las marcas de lujo imaginables.

Vamos, que entrabas de mochilero, y por unos dólares salías vestido de Armani, con un Rolex en la muñeca, zapatos Prada, móvil de última generación e iPod de Apple, pero como ese mundo ya lo conozco, no tengo ningún interés en él.

Aviario

Aviario

Algo que recomiendo encarecidamente si visitas Kuala Lumpur, es el conjunto de jardines y parques de animales que hay en el oeste de la ciudad.

Te puede llevar un día entero recorrerlo, yendo del jardín de orquídeas e hibiscus, gratuitos, al mariposario y al aviario, de pago, pero muy interesantes.

El aviario está en un entorno natural lleno de árboles, arroyos y jardines.

Es el más grande del mundo de su tipo y te puedes acercar mucho a las aves, a veces con cierto riesgo, cuando ves los enormes picos que tienen.

Mariposa

Mariposa

Hay hasta un parque de ciervos, que no visité, porque en el mariposario pasé horas viendo en libertad miles de mariposas de todos los tamaños y colores, revoloteando a tu alrededor, e incluso posándose en tu piel para libar el sudor.

La exposición de insectos y mariposas de todo el mundo te deja boquiabierto, porque hay insectos gigantescos y mariposas de formas y colores imposibles, muchas de ellas de la Amazonia.

Metro elevado

Metro elevado

Nunca voy a zoos, no me gusta ver animales encerrados, pero el aviario de KL es maravilloso, es un bosque cubierto con una red metálica, así que las aves vuelan libremente y tienes oportunidades de fotos fantásticas.

Tiene una variedad increíble, con ibis, pavos reales, tucanes, flamencos, loros, garzas, etc, y una zona de especies en peligro de extinción con aves extrañísimas. Están en jaulas por razones obvias.

Carabela portuguesa

Carabela portuguesa

Después de una semana en Kuala Lumpur, el contraste con Melaka, la ciudad más antigua del país, fue enorme.

Fundada en 1390 con el nombre malayo Malacca, exuda historia por todos los poros.

Por su puerto y extraordinaria ubicación, fue una joya muy apetecida por todas las potencias coloniales y comerciantes de los países que acudían desde Java, India, Arabia y China.

Colorido en Melaka

Colorido en Melaka

Melaka es musulmana desde el S. XIV, cuando el príncipe Parameswara se convirtió al Islam, y así sigue, gobernada por sultanes, aunque hoy es un título sobre todo honorífico.

El primer país europeo que la conquistó fue Portugal en 1511, con una flota dirigida por Alfonso dálbuquerque.

Los portugueses rigieron los destinos de Melaka por 130 años hasta que los holandeses la ocuparon en 1641.

Ruinas de San Pablo

Ruinas de San Pablo

En 1824 fue cedida a los ingleses a cambio de la isla de Java, y fue colonia británica desde entonces hasta su independencia, con el paréntesis de la segunda guerra mundial, en la que fue ocupada por los japoneses.

Como consecuencia de esta agitada historia, en un paseo por Melaka puedes visitar el Palacio del Sultán, las ruinas de la iglesia de San Pablo y el fuerte A Famosa, y la “Porta de Santiago”, portuguesas, la residencia oficial del gobernador holandés, el edificio Stadthuys de 1650, la mezquita Kampung Keling y el templo Cheng Hoon Teng de 1645, el más antiguo del país.

Porta de Santiago

Porta de Santiago

Todo en un radio de 2 km, un lección de historia comprimida.

Si quieres ver todas las fotos del viaje de Vagamundos 2005 de 6 meses por China, Vietnam, Camboya, Tailandia, Laos, Malasia, Brunei, y Filipinas, haz clic aquí.

¡¡ Hasta Pronto !!

Carlos, desde Beijing, 7 de Junio de 2005

 

Vagamundos 2005. Malasia. Kuala Lumpur