El Salvaje Oeste.

Shell beach, la playa de las conchas

Shell beach, la playa de las conchas

De regreso en Australia para completar la última etapa de mi viaje circular, de Perth a Darwin, el salvaje oeste australiano me recibe con toda su crudeza; tiene coña que haya pospuesto esta etapa del viaje hasta Junio (en Febrero me encontraba en Perth, pero era época de lluvias y muchas zonas están cerradas), y me encuentro con lluvias torrenciales e inundaciones que cerraron carreteras y parques, pero la naturaleza en Australia es salvaje e incontrolable, y precisamente ese es su gran encanto.

Flipper y el vagamundo

Flipper y el vagamundo

El P.N. Kalbarri estaba cerrado y no pudimos recorrerlo, así que nos fuimos a ver una colonia de estromatolitos, unas rocas que no son tal, porque están formadas por trillones de bacterias que tienen una antiguedad de millones de años, y a Shell Beach o playa de las conchas, obviamente llamada así porque no tiene arena sino que está formada por una capa de conchas de varios metros de espesor, muchas de ellas de extraordinaria belleza; algunas zonas están tan compactadas que se utilizaban como bloques para la construcción; por suerte ahora está prohibido extraerlas.

Foto de tiburón ballena

Foto de tiburón ballena

La persistente lluvia nos hizo desistir de acampar, ya que la primera noche las tiendas flotaban literalmente, así que fuimos directamente a Shark Bay, una de las zonas Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y nos alojamos en cabinas en Monkey Mia.

Coral Bay

Coral Bay

Por suerte el nuevo día amaneció nublado pero no llovía (en mi tierra dicen que nunca choveu que non escampara), y pudimos disfrutar de los famosos delfines que se acercan todas las mañanas a la playa para ser alimentados (sólo las hembras, los machos y juveniles tienen que buscarse la vida).

Una amiga le comentó a la delfinista (supongo que se llaman así los especialistas en delfines) que era mi cumpleaños, y me sacaron a darles de comer; los lectores habituales de vagamundos sabéis que en mi cumpleaños me gusta hacer cosas especiales para compensar la ausencia de amigos y familia; el año pasado estuve buceando con lobos marinos en Galápagos, y este año, además de los delfines, pensaba bucear con tiburones ballena, el pez más grande, hasta 18 metros (las ballenas son mamíferos).

Para los que penséis “este tío no quiere cumplir más años”, os diré que sólo su aspecto impresiona, pero son tan grandes como pacíficos y su alimentación es básicamente plácton. En todo caso tuve que dejar la experiencia para un futuro cumpleaños, ya que el mar estaba muy movido y se habían cancelado todas las salidas.

Las dunas de Coral Bay

Las dunas de Coral Bay

Nuestra próxima parada fue Coral Bay, desde donde se extiende hacia el norte el arrecife de Ningaloo, 260 kilómetros de largo, y a una distanciaentre 7 km y 200 metros de la costa, un arrecife totalmente vírgen que corre peligro de convertirse en una nueva Gran Barrera de Coral, ya que hay un proyecto para un complejo hotelero de 2000 camas. La cercanía del arrecife a la costa supone un gran peligro para su supervivencia, porque además es hogar de una gran colonia de tortugas verdes, 250 especies de coral, 600 de moluscos y 500 de peces.

El Premier charlando con las "sirenas"

El Premier charlando con las “sirenas”

Los ecologistas y habitantes de Coral Bay se han movilizado contra la construcción del hotel a pesar de la enorme fuente de ingresos que supondría para la zona; el día de nuestra visita había una manifestación porque el Premier (Gobernador) de Australia del Oeste estaba allí para charlar con los vecinos sobre el equilibrio entre desarrollo y conservacionismo.

Las "sirenas" de Coral Bay

Las “sirenas” de Coral Bay

Me sorprendió mucho la cercanía del Premier con el pueblo, ya que llegó en una furgoneta turística sin escolta policial, que fue detenida por 3 hermosas “sirenas” que iban ataviadas con sucintos bikinis y llenas de pegatinas contra la construcción del hotel.

El Premier descendió del vehículo y tranquilamente se fue a la playa y charló con la gente.

No puedo imaginarme a ningún político español en esta situación. Si queréis apoyar la campaña para salvar el arrecife, podéis enviar un email desde la web de Save Ningaloo Reef.

PD: La intensa campaña ecologista nacional e internacional consiguió detener el desarrollo hotelero de Ningaloo Reef, y ahora es un Parque Nacional Marino con la máxima protección.

En este enlace podéis ver todas las fotos del viaje de 6 meses en 2002 por Australia y Nueva Zelanda

¡¡ Hasta Pronto !!

Desde Broome, Australia del Oeste, abril 2002

Australia&Nueva Zelanda