P1061477

Uno de los placeres que no me suelo perder cuando visito Madrid es ir al parque de El Capricho, en la entrada de la Alameda de Osuna, camino del aeropuerto.

Aunque ha perdido parte de su encanto, ya que a su alrededor se han construido viviendas, una avenida rápida (la de Logroño), y un mega parque (el Juan Carlos I), por otro lado se encuentra mucho mejor conservado que cuando yo era vecino en los años 90, e incluso ahora hacen actividades como conciertos y teatro clásico.

El Jardín de El Capricho fue diseñado en el año 1783 en estilos francés, italiano y paisajista inglés. Hasta la década de 1970 fue propiedad privada. Es parte del palacio de los duques de Osuna, que con la Alameda formaba una de las fincas más grandes al este de Madrid.

P1061324

Constituye uno de los mejores ejemplos de jardín romántico español. El jardín cuenta con un laberinto, parterres, y hermosas edificaciones como el Palacio, el casino de baile, y un lago con cisnes, patos, y un embarcadero con pinturas clásicas.

Su superficie de 17 hectáreas lo convierte en uno de esos recoletos parques que sin embargo, no puedes recorrer en una sola visita, porque gran parte del mismo está formado por laberintos y caminos que se entrecruzan. Los trabajos de restauración del Ayuntamiento de Madrid del parque obtuvieron el premio Europa Nostra 2001.

Esta antigua posesión de los duques de Osuna está situada entre la Avenida de Logroño, un camping y la zona norte de la Alameda de Osuna.

P1061423

Su importancia es histórica y artística. Se construyó entre 1787 y 1839 por deseo (más bien capricho, de ahí el nombre) de la duquesa de Osuna, doña Maria Josefa Alonso Pimentel, una de la damas principales de la sociedad de su época.

El parque de El Capricho se hizo para dar servicio a sus actividades sociales, ya que era presidenta de la Sociedad Económica de Amigos del País, muy ligada a la cultura francesa, que apoyaba intelectuales y artistas de su época.

Quiso epatar a la sociedad con el parque y para ello contrató a uno de los principales arquitectos franceses de la época, Jean Baptiste Mulot.

Entre otros caprichos, la duquesa ordenó la instalación de un embarcadero, que conectaba el canal construido a lo largo del parque con un casino de baile donde daba fiestas, construido sobre un manantial del que manaba el agua que alimentaba el canal y el lago.

P1061444_pano_madrid_parque_capricho_laberinto

Creó un laberinto de arbustos, hizo plantar cientos de plantas de lilas, su favorita, e incluso pagó a un ermitaño para que se dejase las uñas y el pelo largo y viviera en el parque.

El ermitaño fue sustituido luego por unos autómatas que cumplían la función de enseñar a los ociosos burgueses de la época como vivía el pueblo llano, ya que en la cocina había utensilios y comida “de pega”.

La concepción general del Parque se asemeja al Pequeño Trianon de Versalles y se atribuye al arquitecto francés Jean Baptiste Mulot, mientras que el proyecto del palacete pertenece a López Aguado (el aquitecto español que diseñó el Parque del Retiro), y otros artistas afrancesados como Goya o Boquerini participaron en las reuniones y festejos que allí se celebraron.

En las referencias a este parque se puede leer que contiene tres tipos de jardín: el inglés, el francés y el italiano, otras veces se dice que es un jardín romántico, o incluso de estilo anglo-chinesco.

P1061385

En sus 14 hectáreas hay de todo, casi se puede decir que fue un precursor de los parques temáticos actuales tipo Disneylandia, ya que había distintos ambientes donde los ilustres visitantes podían viajar en el tiempo y en la distancia visitando:

La exedra con esfinges egipcias, el templete griego, el embarcadero, la Casa de la Vieja, construcciones ornamentales, la ermita, el casino de baile, el pozo que alimenta la ría, un templete dedicado a Baco, la imitación de una vivienda campesina, un lago con isla, el invernadero, el laberinto, el abejero con colmenas incorporadas a una de las fachadas: un pabellón de una planta y tejado de chapitel de pizarra negra, donde los duques se dedicaban a tomar chocolate mientras observaban cómo trabajaban las abejas dentro de las celdillas de sus paneles, dispuestos tras el cristal.

El conjunto guardaba una armonía perfecta donde cada elemento ocupaba el lugar exacto para que las distancias y proporciones correspondieran a un ideal perfecto de armonía, un capricho perfecto para la exigente Duquesa de Osuna.

P1061353_pano_madrid_parque_capricho_lago

Durante la invasión francesa el parque cae en poder del general francés Beliard y el palacete fue utilizado como cuartel general de las tropas de ocupación; al finalizar la guerra la Duquesa acometió la recuperación del arbolado.

En este periodo se construyen dos nuevos elementos arquitectónicos: el Casino de Baile y un salón de espejos, columnas y relieves representando las cuatro estaciones.

El Palacio sufre una reforma, quedando así: planta baja para huéspedes, criados, oratorio, billar, sala de baile, cocina y comedor. Planta noble: alcobas, gabinetes, baños y biblioteca. A la muerte de la Duquesa su nieto D. Pedro de Alcántara hereda la propiedad.

En la época de D. Pedro de Alcántara se añaden nuevas construcciones al parque, como el monumento al III Duque de Osuna situado en la isla de Ría, y la Exedra con esfinges, en homenaje a su abuela.

P1061417

A la muerte de D. Pedro en 1844 hereda su hermano don Mariano, el último miembro de la familia Osuna, que por su mala gestión y constantes excesos se arruina y a su muerte en 1882 se subasta la propiedad. La finca es comprada por la familia Baguer en ese año, y sucesivamente va pasando por diversos propietarios. En 1932 es declarado Jardín Histórico.

Durante la Guerra Civil española el parque sufre su época más tenebrosa, ya que albergó el cuartel del general Miaja, que lo horadó con túneles antiaéreos que recorren centenares de metros; en este refugio se decidió la rendición de Madrid y el final de la Guerra Civil.

A este lugar se accede a través de una puerta metálica oculta, que da acceso al refugio militar más importante que se conserva en la Comunidad de Madrid del periodo de la Guerra Civil.

P1061367

A quince metros bajo tierra existe una galería central y numerosas salas abandonadas, testimonio histórico de lo que fue el búnker el Estado Mayor del Ejército del Centro. Fue también escenario de los combates entre las tropas comunistas y casadistas al final de la contienda.

En el año 1974 es comprado por el Ayuntamiento de Madrid, y en 1986 se comenzó la recuperación del parque y palacio, que se acometió en varias fases ya que estaban muy deteriorados.

Como anécdota, es interesante saber que El Capricho fue escenario de algunas de las escenas de Doctor Zhivago, la película protagonizada por Omar Shariff ambientada en Rusia.

P1061447

Ahora se usa mucho para hacer fotos de boda por su “marco incomparable”, y el día de una de mis visitas, 3 parejas de novios “peleaban” por tener el rincón más romántico para hacerse fotos.

Aunque el parque es bonito todo el año, mi momento preferido es cuando florecen las lilas en primavera, ya que todo el parque se llena de su fragancia, y también he tenido la suerte de verlo con nieve, que le da un encanto especial.

El parque sólo abre los fines de semana, la parada de metro más cercana es El Capricho, de la linea 5 (verde), y todos los autobuses que salen del intercambiador de Avda. de América para Alameda de Osuna paran cerca de El Capricho. Hay un parking gratuito entre la Avenida de Logroño y la Alameda de Osuna.

P1117171

Haz clic para ver las fotos de El Capricho de Madrid en Flickr.

Haz clic para ver las webs de Ayuntamiento de Madrid, Es Madrid, y Tarjeta Turística Madrid card.

¡¡ Hasta Pronto !!

Desde Madrid, 17 de setiembre de 2006 (Actualizado el 1 de Octubre de 2015)