Australia, ¡¡ qué animalada !!

Diablo de Tasmania, no tan fiero como lo pintan

Diablo de Tasmania, no tan fiero como lo pintan

Después de 3 meses en los que he sido picado por medusas, incordiado por moscas, chupado por sanguijuelas, amenazado por serpientes, visitado por arañas, robado por emus, asustado por goanas (varano en español), mordido por cacatúas, merodeado por tiburones, y disfrutado enormemente con la compañía de leones marinos, wonbats, koalas, kanguros, wallabis, diablos de Tasmania, delfines, ornitorrincos y otros muchos animales, es el momento de hacer un diario sobre la fauna animal de Australia, que como todo lo que hay en este país, es original al máximo.

El único animal representativo de Australia que todavía no he visitado, pero hacía allí me dirijo ahora, es el famoso cocodrilo de Kakadu, en el Territorio del Norte, de hasta 8 metros de largo, que hizo famoso Paul Hogan en su película “Cocodrilo Dundee”, y abrió la puerta a otros personajes como el inefable “Cazador de Cocodrilos” de los documentales, diciendo con su típico acento australiano (poner voz nasal) “isn’t it beauuuuuuutiful!!!!!”.

El goana o varano, no es un cocodrilo, pero "acongoja"

El goana o varano, no es un cocodrilo, pero “acongoja”

Australia debe la peculiaridad de su fauna a su aislamiento, causa de que muchas especies animales tuvieran una evolución totalmente diferente a la de otros continentes, para adaptarse a las peculiaridades del clima australiano.

Es el segundo continente más árido de la Tierra después de la Antártida, y su orografía, que va desde zonas tropicales hasta áridos desiertos, vastas y llanas extensiones, el tercer río más largo del mundo, y el organismo vivo más grande del mundo, la Gran Barrera de Coral, además de una isla, Tasmania, que a pesar de estar muy cerca de Australia continental, parece hermana gemela de Nueva Zelanda.

 

Cacatúa blanca de Australia

Cacatúa blanca de Australia

Los científicos no dejan de sorprenderse aún hoy en día con la fauna australiana, destino obligado por el que pasó Charles Darwin en su viaje alrededor del mundo; llegó a la bahía de Sydney el 12 de enero de 1836, y aunque su estancia en Australia no fue muy larga, en su libro “El viaje del Beagle”, hace unas apreciaciones interesantes sobre la sociedad australiana como reflejo de la británica y la situación de los convictos.

De Sydney partió para Hobart, en Tasmania, y luego visitó Keeling Island, antes de zarpar en su nueva etapa a isla Mauricio, en su viaje de retorno a Inglaterra. Otros muchos visitantes quedaron tan fascinados con esta tierra, que dedicaron gran parte de su vida a su estudio; marinos como Matthew Flinders (1760-1814), el primero que circunnavegó Tasmania y demostró que era una isla, autor de una monumental obra, Voyage to Terra Australis, que se publicó el mismo día de su muerte.

En esta obra, Flinders relató todos los viajes que llevó a cabo por Australia, y un valiosísimo apéndice sobre la flora y la fauna australiana a cargo del naturalista Brown, compañero suyo en sus últimas expediciones.

 

Serpiente King Brown, mortal

La king cobra, una de las muchas especies mortales

Unos datos numéricos bastan para refrendar esta singularidad; de las 295 especies de mamíferos (incluyendo a los marsupiales) 250 son nativas de Australia. Alrededor de 710 de los 800 tipos de reptiles australianos no se pueden encontrar en ninguna otra parte del mundo, y del 80 al 90% de los insectos y arácnidos son especies únicas de este continente.

Animales emblemáticos de Australia como el koala y el kanguro y la mayoría de los marsupiales no existen en ningún otro lugar del mundo.

 

Los zoólogos tuvieron que crear una familia nueva para el ornitorrinco y el equidna, los monotremas, que son los únicos mamíferos que ponen huevos. Para que os hagáis una idea de lo extraño que es el ornitorrinco, cuando cuando se envió el primer ornitorrinco a Europa, al Museo de Historia Natural Británico, creyeron que era una broma, que habían cosido un pico de pato a un cuerpo de mamífero, y todavía hoy se puede ver en el museo el corte de tijera que le metieron al pico intentando descubrir “la trampa”.

El ornitorrinco, tan raro como su nombre indica

El ornitorrinco, tan raro como su nombre indica

Los monotremas son mamíferos con un método de reproducción muy singular: ponen huevos en vez de tener a sus crías del vientre. Dos de las cinco especies conocidas de monotremas son australianas: el ornitorrinco y el equidna. El ornitorrinco, un mamífero ovíparo con aspecto de pato y de vida anfibia, es una de las criaturas más extrañas del reino animal. Cuando Joseph Banks presentó en el siglo XVIII una piel de ornitorrinco a los naturalistas ingleses, éstos quedaron convencidos de que se trataba de una broma pesada. Otro extraño monotrema es el equidna: erizado de espinas, posee un morro tubular y una lengua capaz de salir y entrar en la boca cerca de cien veces por minuto para capturar termitas, su principal alimento.

El ornitorrinco (platypus en inglés) tardó mucho tiempo en ser considerado como mamífero por tener características de las aves y los reptiles.

El escudo de Australia

El escudo de Australia

El escudo australiano incluye al kanguro y al emu, y es en estos momentos el centro de una fuerte polémica, ya que un grupo de aborígenes australianos presentó un escrito en el Alto Tribunal de Australia con la intención de impedir al gobierno utilizar lo que ellos consideran símbolos sagrados -el canguro y el emú- en su escudo de armas.

Amparándose en las leyes del derecho de propiedad, el escrito arguye que el emu y el kanguro eran propiedad de los aborígenes, y que su utilización como símbolo ha de ser autorizada por ellos.

Personalmente creo que esta iniciativa sólo busca “hacer ruido” para llamar la atención sobre la política discriminatoria que según los aborígenes todavía practica el gobierno liberal de John Howard.

Imagen maternal de canguros

Imagen maternal de canguros

Otra polémica actual es sobre la caza de canguros. La carne de canguro se consume en toda Australia, sobre todo en el campo.

La cría de canguros se decide según una cuota anual para que la población de estas especies se mantenga en niveles sostenibles; la legislación australiana protege a los canguros, e incluye graves sanciones para prevenir la crueldad. La familia de los canguros es muy amplia, va desde tamaños de pocos centímetros hasta más de un metro.

El grupo está formado por 50 especies, agrupadas en 11 géneros, y sólo se permite el sacrificio de cuatro especies, que cuentan con una población muy grande.

Probablemente el mayor peligro para los canguros venga de los enormes trailers de 4 remolques que cruzan Australia a velocidades de vértigo, sin pararse por nada que se cruce en su camino, ya sea animal o incluso otro vehículo; son auténticos suicidas que hacen la distancia Perth-Sydney (5.000 km.) en 5 días.

¡¡ Está para achucharlo !!

¡¡ Está para achucharlo !!

Pero sin ninguna duda, para mí la estrella de la fauna australiana es el koala, que erróneamente mucha gente piensa que es de la familia de los osos (lo mismo le sucede al Panda, que no tiene nada que ver con los osos), sino que es un marsupial como el canguro, es decir, conserva a sus crías en una bolsa hasta que pueden valerse por si mismas.

Su mirada es tan dulce, sus movimientos tan calmos, y su pelaje tan suave que despierta en mí el instinto paternal que no tengo, y me dan ganas de adoptar uno para poder abrazarlo y achucharlo, pero es un animal salvaje, y el mejor lugar donde puede estar es abrazado a su eucalipto, que es al mismo tiempo hogar y supermercado, ya que el koala se alimenta exclusivamente de hojas de este árbol, cuyo consumo sería mortal para cualquier otro animal, de hecho sólamente una especie de eucalipto de las cientos que hay en Australia puede ser consumida sin riesgo por el koala, que tiene una digestión lenta, muy lenta, y duerme unas 20 horas al día.

Con estas costumbres se podría pensar que el koala corre riesgo de ser atacado por alguno de los múltiples depredadores carnívoros que hay en Australia, pero estos se cuidan muy mucho de no echarle el diente a la carne de koala, ya que sería venenosa para ellos.

En este enlace podéis ver todas las fotos del viaje de 6 meses en 2002 por Australia y Nueva Zelanda

¡¡ Hasta Pronto !!

Desde Melbourne, Australia, marzo 2002

Australia&Nueva Zelanda