La Torre de Hércules es uno de mis primeros recuerdos de infancia, y no precisamente de los buenos, ya que la primera vez que la visité fue por un accidente que sufrí.

Tendría unos 7 años y mis padres estaban preparando las cosas para irnos a pasar un espléndido día de playa. Me enviaron a la lechería, entonces todavía había ese tipo de establecimientos en La Coruña.

Regresaba todo ufano y presuroso con la botella de vidrio cuando tropecé y caímos los 2 al suelo, y me puse a llorar, no por la leche derramada, sino porque un profundo tajo en mi mano sangraba a borbotones.

Me llevaron a urgencias, me cosieron, no sé si muy bien porque todavía conservo una buena cicatriz en la que se aprecian hasta los puntos, y una vez tranquilizado, decidieron irse igualmente a la playa, así que me dejaron al cuidado de un familiar. Supongo que para distraerme y que no diera el coñazo con el “me duele, me duele” y esas cosas, decidieron llevarme a la Torre.

La escalera interior de la torre

Mi recuerdo es el de un monumento muy grande, la agotadora subida de más de 200 escalones (creo que los conté) en mis precarias condiciones físicas, y la llegada a la terraza, donde me aupaba sobre las puntas para ver el infinito horizonte.

Entonces no lo supe, pero creo que allí se plantó la semilla del futuro viajero que algún día cruzaría el Finis Terrae para descubrir qué hay al otro lado del mundo, y que visita cada faro que ve, atraído por su luz.

Hércules custodiando la entrada de la torre

Esta primera experiencia con la Torre de Hércules no me dejó ningún trauma infantil, ya que durante mis años de aficionado al atletismo uno de mis lugares preferidos para ir a correr eran los senderos que circundan la torre, excepto en los días de fuerte viento en los que podías salir volando literalmente.

El entorno de la torre, por razones lógicas, no tiene iluminación pública, ya que interferiría con la luz del faro, y eso fue aprovechado, en los tiempos en que se llegaba con el coche hasta la explanada anexa para que muchas parejas fueran a “admirar” el paisaje nocturno desde el faro. No sé si hoy en día el aparcamiento cercano sirve para los mismos menesteres.

Probablemente unos cuantos coruñeses, sin saberlo, han sido concebidos bajo la torre, rememorando la leyenda de Hércules y sus relaciones con una tal Crunna; en este caso la palabra dar a luz o alumbrar tiene doble significado.

La rosa de los vientos

Siempre que venían amigos de visita a La Coruña, les “castigaba” con subir los 242 escalones que llevan hasta el maravilloso mirador de la Torre, a 106 metros de altura, los 49 de la torre más los 57 de la colina en la que se asienta.

Cuando me fui a vivir a Madrid el que regresaba como turista a visitarla era yo, sumido en la nostalgia de su luz, que no alcanzaba a cubrir, a pesar de su potencia, los 600 km. que separan La Coruña y Madrid.


Custodiando la torre

Recuerdo con gran tristeza la imagen de la Torre completamente ennegrecida por el negro humo del mar Egeo, el petrolero que encalló en 1992 delante de sus narices, dejando sus hierros retorcidos durante varios años como recuerdo de una imprudencia criminal, hasta que fue retirado.

Supongo que si la torre pudiera hablar diría ¿otra vez?, porque en 1976 pasó prácticamente lo mismo, el petrolero Urquiola explotó en la entrada al puerto de La Coruña, por culpa de unas agujas rocosas no indicadas en las cartas marinas (que por cierto no fueron dinamitadas hasta el año 2003), y de nuevo exclamaría en 2002 ¿¡ya está bien, no!?.

La protesta de Greenpeace por el Prestige

Como no hay 2 sin 3, aunque fue un poco más lejos, la catástrofe del Prestige trajo a La Coruña en forma de chapapote la imagen de que el hombre es el único animal que tropieza muchas veces en la misma piedra.

Aunque la torre no habló, se encargaron de ello los activistas de Greenpeace que descolgaron una pancarta tan alta como ella.

La torre es un símbolo presente en la vida de La Coruña y de muchos de sus eventos importantes.


El Teresa Herrera

El trofeo Teresa Herrera, el torneo veraniego por excelencia y decano del fútbol español, es siempre una torre de hércules de plata de tamaño casi natural, que los agotados jugadores ganadores del torneo suelen tener problemas en levantar.

El Deportivo de La Coruña lo ha ganado 13 veces y la del 2005 ha sido la edición LX, ya que se juega ininterrumpidamente desde 1946.

Desgraciadamente en la últimas ediciones ha sido descafeinado, de equipos y público, e incluso ha pasado de cuadrangular a triangular.

Más reciente, el salón del comic Viñetas desde el Atlántico incluye invariablemente la Torre de Hércules en su iconografía.

Poster salon del comic La Coruña 2005

Va por la octava edición y durante una semana los coruñeses nos podemos encontrar en los rincones más insospechados de la ciudad un hombre araña escalando el Obelisco, a Batman vigilando la ciudad desde el Banco Pastor, a Superman en la entrada de la ciudad, Mortadelo y Filemón, Tintín, Clara de noche, Lucky Lucke, el Capitán trueno, el Jabato, Asterix y Obelix, Groucho, Hellboy, Corto Maltés y algunos más que ahora no recuerdo.

Otros recuerdos no son tan lúdicos y agradables, ya que en la infame posguerra civil, la torre fue testigo de numerosos “paseos” a los que eran llevados los prisioneros republicanos que estaban en la cárcel situada a escasos 200 metros del faro, y frente a la ensenada de As Lagoas, que todavía hoy acoge presos de tercer grado, a la espera de que sea museo municipal, espero que temático sobre la apasionante historia de la Torre de Hércules.

Poster salón del comic La Coruña 2005

Estos tristes momentos para la historia de la ciudad fueron magistralmente recreados por el escritor Manolo Rivas en la novela El lápiz del carpintero, posteriormente llevada al cine por Antón Reixa, en la película homónima, rodada precisamente en la cárcel de La Coruña y su entorno.

Hay un proyecto para hermanar la Torre de Hércules con otro famoso faro, la estatua de la libertad en Nueva York.

Algunos de los norteamericanos que apoyan esta iniciativa son descendientes de gallegos que pasaron, a principios del siglo XX y durante la guerra civil española, por delante de la Torre de Hércules en barcos camino de una nueva vida, que muchos encontraron en Nueva York después de la correspondiente cuarentena en la isla de Ellis.

Antiguo escudo de La Coruña con la Torre de Hércules romana.

Recomiendo llegar a la Torre de Hércules caminando por el espléndido paseo marítimo de La Coruña, ya sea desde la zona de playas o desde el dique de abrigo, o para los que no quieran caminar, el tranvía es una opción muy atractiva, en este caso es mejor hacer el recorrido desde La Marina, ya que el recorrido va por el lado del mar y es mucho más bonito.

También habría que dedicarle tiempo a recorrer los alrededores, convertidos en parque y con sitios de gran belleza y extraordinarias vistas de la Torre y la línea costera.

Muy cerca se encuentra el maravilloso Aquarium Finisterrae de La Coruña, un acuario de última generación que toma su agua directamente del mar, y por ello tuvo que ser cerrado bastante tiempo por la tragedia del Prestige. La sala Nautilus nos tranporta directamente al libro de Julio Verne 20.000 leguas de viaje submarino, con una recreación de la sala del Capitan Nemo.

Torre de Hércules de La Coruña al atardecer

En verano la mejor visita a la torre es al atardecer para ver la puesta de sol desde su atalaya, y si hay luna llena, esperar hasta su salida, ya que los fines de semana la torre abre hasta medianoche.

El 10 de octubre de 2007 el gobierno de España dio el espaldarazo oficial a la candidatura de la Torre de Hércules de A Coruña a Patrimonio de la Humanidad, seleccionándola en una terna que se presentará a la UNESCO para, en el mejor de los casos, ser nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2009.

Ha sido un largo camino de casi 2.000 años en el que el faro ha sufrido transformaciones radicales, pero lo más importante es que la torre ha iluminado las rutas marítimas y ayudado a los intrépidos navegantes que han surcado el golfo Ártabro, y a todos los coruñeses que, como yo, a pesar de encontrarse muy lejos de ella, sabían que, mirando en lontananza con el corazón, siempre divisarían su cálida luz y cadencia rítmica, que les marcaría el camino para volver a casa.

Torre de Hércules de A Coruña

Dirección: Avda. de Navarra, 15002 A Coruña Tel: 981223730 Fax: 981205612

TITULARIDAD:

Demarcación de Costas de Galicia del Ministerio de Fomento.
La concesión de las visitas está gestionada por el personal de la Torre (tfno. 981 223 730).

ACCESO:

Entrada al público general, 2 euros.

Entrada reducida:
* Titulares del carnet joven, menores de 14 y mayores de 65 años: 1 euro.
* Grupos de más de 20 personas en visitas previamente concertadas: 1 euro.
* Los días y en los casos que establezca la Comisión de Gobierno: 1 euro.
* Grupos educativos de centros que no pertenezcan al Municipio de A Coruña: 1€.

Cuota cero (gratis). Se aplicará en los siguientes casos:
* Grupos escolares del Municipio de La Coruña, en visita previamente concertada.
* Personas con alguna minusvalía física o psíquica.
* Visitas patrocinadas por el Ayuntamiento, previa resolución que así lo declare.
* Visitas de miembros de la Asociación de los Amigos de Museos de Galicia y del internacional Council of Museums.
* El día de los Museos.
* El tercer sábado de cada mes, los meses de octubre a junio.
* Entrada para los profesores responsables de los grupos escolares.
* Guías turísticos en el desarrollo de sus tareas previa presentación de su carnet.

Logotipo Torre de Hércules Patrimonio da Humanidade

HORARIO

Invierno:
* Meses de octubre a marzo.
* Lunes a domingo de 10:00 h. a 18:00 h.

Verano:
* Meses de abril, mayo, junio y septiembre.
* Lunes a domingo de 10:00 h. a 19:00 h.
* Meses de julio y agosto.
* Lunes, martes, miércoles, jueves y domingo de 10:00 h. a 21:00 h.
* Viernes, sábados y vísperas de festivos de 10:00 h. a 00:00 h.

Un cuarto de hora antes se cierra el acceso.

DATOS TÉCNICOS

Código : 03530D-1704
Nombre : Faro “Torre de Hércules”
Tipo : Torre cuadrangular, sillería, tope octogonal, 49 m.
Elevación: 106 metros
Situación: Latitud N 43 23,2 106 Longitud W 8 24,3 49, entre ensenada As Lagoas y Punta Herminia
Luz : Blanca
Alcance : 23 millas
Cadencia : Grupo de 4 destellos. Periodo 0,3+3,0+0,3+3,0+0,3+3,0+0,3+9,8 = 20 seg. Letra L en morse

DATOS DE INTERÉS:

La Torre de Hércules está situada en la costa norte de la península coruñesa, en un cerro de unos 50 m de altitud, siendo la altura de la parte superior de la Torre de 105 m sobre el nivel del mar. Su altura es de 58 m. Para llegar a lo alto de la Torre hay que subir 242 escalones.

Información extraída de la web del Ayuntamiento de La Coruña y
otras fuentes.

Información de la Coruña

Turismo de La Coruña. Ayuntamiento
Diputación de La Coruña. La provincia
Fiestras. Portal lúdico de Mundo-R
Merlín. Directorio de recursos de la provincia
Puerto de La Coruña
Turgalicia. Portal turístico de la Xunta
A Galicia. Portal de reservas en Galicia

Transporte

Estación de autobuses. c/ Caballeros, 21 – Teléfono: 981 184 335)
Autobuses Interurbanos
Autobuses urbanos
Aeropuerto de La Coruña (Alvedro)

Medios de Comunicación

Periódicos:
La Opinión
La Voz de Galicia
El Ideal Gallego
Metro Coruña
Canal Coruña

Televisión:

Telecoruña

La Coruña, 1 de Setiembre de 2005