Ninh Binh. Centro de Rescate de Primates

Ninh Binh. Centro de Rescate de Primates

En Vietnam hay dos rutas famosas, la de Ho Chim Minh, y la de los viajeros, ya que la mayoría de los mochileros compran un ticket de bus abierto que les permite viajar desde Hanoi a Saigón o viceversa muy barato, US$22, válido por 2 meses, que te permite hacer las paradas que quieras en el camino (si no te pilla dormido, como me pasó una vez a mí).

Al principio sólo viajaban los mochileros, pero los vietnamitas de clase media, que escapan de los buses atiborrados y sin aire acondicionado, los han descubierto, y ahora el pasaje es 50% foráneo y 50% local, algo que yo prefiero, eso de meterme en ghettos no es mi estilo.

El precio es tan barato porque los buses te dejan en los hoteles y agencias del grupo, con el objetivo de que te alojes allí y compres sus tours.

Ninh Binh. Primate

Ninh Binh. Primate

No es obligatorio, pero cuando llegas a las 6 am a un sitio después de 12 horas de bus por carreteras infernales, lo único que te apetece es meterte en la cama y la sonrisa de una vietnamita vestida con el traje tradicional puede hacer estragos en el presupuesto (en el de la habitación, ¡no penseis mal!).

Eso sí, hay que estar lo suficientemente despierto para negociar el precio de la habitación, yo hice el primo la primera vez y pague $10, normalmente empiezan pidiendo 15, y yo he logrado reducirlo hasta 5 (Marzo es temporada baja).

Ninh Binh. Catedral de Piedra

Ninh Binh. Catedral de Piedra

Mi viaje hacia el sur, desde Hanoi a Saigón, tuvo de todo.

En Ninh Binh visité, a pesar del mal tiempo, el Parque Nacional de Cuc Phuong, el más antiguo del país y uno de los lugares favoritos de Ho Chi Min.

Desde Ninh Binh no hay transporte público hasta allí, son 50 kilómetros que puedes hacer en moto, moto/taxi o taxi compartido.

Como yo estaba sólo y mi sentido de la aventura no alcanza para conducir una moto en Vietnam, me fui de paquete en una moto/taxi.

Nos llevó casi 2 horas llegar por hermosos caminos entre arrozales, que al menos amortiguarían la caída en caso de derrapaje (vi 2 accidentes de ese estilo en el trayecto).

Ninh Binh. La Pietá

Ninh Binh. La Pietá

Una vez llegas al parque, en la entrada hay un centro de rescate de primates en extinción, fundado por la Sociedad Zoológica de Frankfurt, donde llevan primates de especies en extinción confiscados a contrabandistas antes de reintegrarlos al mundo salvaje.

Hay más de 200. Algunos son bellísimos, la pena es que no te dejan acercarte a las jaulas para que no se acostumbren a la presencia humana y vuelvan a ser cazados fácilmente.

Hay varias caminatas en el parque que te llevan a 2 cuevas en las que se ha comprobado que hubo vida humana hace 12.000 años, y se ha encontrado un reptil marino fosilizado.

Aunque los datos del parque indican que hay 313 especies de pájaros, debían estar tristes por el día gris, porque no se les oía cantar.

Al que sí vimos, porque ese no se puede mover (salvo que creas que los bárboles del Señor de los Anillos existen) fue a un árbol llamado de “1000 años”, con un inmenso tronco doble, que calculé se necesitarían 6 personas para abarcar su perímetro.

Nha Trang. Buceo

Nha Trang. Buceo

Después de terminada la caminata y tomado un merecido refrigerio en el restaurante del parque, que tiene áreas de camping con piscinas y bungalows muy popular en verano entre los vietnamitas, regresamos a Ninh Binh por una ruta diferente, que nos llevó por plantaciones de piñas (para los que no lo sepan, la piña no nace en un árbol, es la fruta de una mata de unos 40 centímetros de alto y tarda unas 12 semanas en crecer).

Nha Trang. Buceo

Nha Trang. Buceo

Otro lugar muy curioso cerca de Ninh Binh es la catedral de piedra, un conjunto de templos católicos pero de estilo oriental con tejados de pagodas, que fue construido en piedra.

El interior de la iglesia principal es precioso, con enormes pilares de madera y un altar bastante barroco. Las puertas de maderas talladas son una verdadera obra de arte, es una pena que la humedad y la falta de conservación las hayan deteriorado tanto.

En el jardín hay una reproducción en piedra de La Pietá de Miguel Angel.

Nha Trang. Plataformas viveros

Nha Trang. Plataformas viveros

Nha Trang fue el primer lugar de Vietnam donde sentí calor y me pude poner el pantalón corto.

Rápidamente me busqué una agencia de buceo, Vietnam Explorer, porque en Nha Trang está la primera reserva marina del país, llamada Hon Mun que cubre un área de 9 islas en torno a la bahía, donde no se puede pescar ni anclar.

Esto en teoría, porque un buzo de la agencia me dijo que cuando los pescadores de la zona pillan un tiburón ballena involuntariamente en sus redes, le ponen dinamita para que no destruya las redes.

Nha Trang. El bar flotante

Nha Trang. El bar flotante

Había hecho bastante viento, y aunque el día amaneció perfecto y con calma chicha, normalmente el agua tarda unos días en aclararse.

En cuanto me metí en el agua con la Olympus [mju:]400 con carcasa submarina, supe que no iba a ser una buena inmersión, ya que el agua estaba muy turbia.

Una pena, porque en Nha Trang la visibilidad está entre los 15 y 30 metros, y la variedad de corales y peces tropicales es enorme.

Decidí no hacer la segunda inmersión, y me limité a hacer snorkling en el arrecife, al menos allí pude ver algo.

Nha Trang. Frutas tropicales

Nha Trang. Frutas tropicales

El segundo día me apunté a un tour en barco por las islas, muy turístico, pero bueno, bonito y barato, que nos llevó primero a la isla Mun, donde hicimos buceo durante una hora, luego a la isla Mot, donde nos pusieron un delicioso almuerzo de pescados y mariscos, seguidamente fuimos rumbo a la isla Tam con música en directo, ya que tres miembros de la tripulación comenzaron a cantar, tocar la guitarra y aporrear una batería artesanal.

No lo hacían nada mal, e incluso la versión de Hotel California de los Eagles era bastante buena. Luego el cantante tocó en plan acústico la versión en directo de los Eagles y la clavaba.

Después del concierto vino (nunca mejor dicho) la sorpresa del día, vino vietnamita gratis, pero para el que se mojara, porque soltaron al guía con un flotador gigante atado con un cabo al barco y una caja de vino, y se dio por inaugurado el bar flotante.

Nha Trang. Barcas cesta

Nha Trang. Barcas cesta

Los asientos del bar eran los salvavidas en los que tenías que mantener el equilibrio precariamente mientras te servían el vino.

Pero no sólo había alcohol gratis, sino que el barman también encendía cigarillos para la gente.

Así que allí estábamos unas 15 personas flotando alrededor del bar, fumando los demás, tomando vino y brindando, y de allí nadie se movió hasta que se acabó el alcohol, aunque a algunos les castañeteaban los dientes.

El regreso, porque estábamos a unos 100 metros del barco, fue peliagudo, porque tenías que elegir en cual de los 2 barcos subirte, y uno de ellos era sólo invención del alcohol.

Carretera Nha Trang-Da Lat

Carretera Nha Trang-Da Lat

Nos dieron una merendola de frutas tropicales, 8 diferentes, de las cuales 2 no había visto nunca, que sirvió para disipar los efectos del vino (¡leí la botella y tenía 16 grados!).

La última isla que visitamos fue Mieu, donde cientos de plataformas de madera sirven de viveros de peces y de vivienda en unas cabañas precarias sobre la plataforma.

Lo curioso es que hasta tienen perro, supongo que para evitar que les roben el pescado, y bien que hacen su trabajo, porque al acercarse el barco se pusieron a ladrar.

Carretera Nha Trang - Da Lat

Carretera Nha Trang – Da Lat

Nha Trang es un lugar muy turístico, con una preciosa playa de 6 km y miles de palmeras a lo largo del arenal, de hecho están numeradas y yo caminé hasta la 1.200.

En el paseo marítimo se agolpan restaurantes, bares y hasta un Club Naútico, que es el lugar de moda, por el día restaurante y servicios a los veraneantes, y por la noche ponen las luces de neón y se convierte en discoteca.

Mui Ne. Puerto

Mui Ne. Puerto

Estaba tomando algo con unas inglesas y una japonesa que conocí en el bus, y de repenté empezó a sonar el Aserejé.

No me lo podía creer, las chicas me miraron y dijeron, ¿esta canción es española, no?.

Yo respondí que se podía decir que sí, pero que ni la Macarena ni el Aserejé representan a la música española, ¿o sí?.

Mui Ne. Mercado

Mui Ne. Mercado

De Nha Trang me fui a Da Lat, un lugar hacia el interior que es conocido por sus cascadas, pero como estábamos en época seca, realmente lo único que me pareció interesante fue la carretera de montaña, y unos templos hinduistas que había en el camino.

Volví a la costa en un autobús que me recogió a las 3 am en Da Lat, iba yo sólo, así que me pude acostar a lo largo de la fila de asientos, pero la carretera era tan mala, que los botes me tiraban del asiento.

A las 6 am empezó a clarear, y el paisaje a mi alrededor era extraordinario, dunas de arena roja que invadían la carretera, un río desembocando en el mar, y kilómetros de playa desierta, todo ello con el fondo de una bola roja que despuntaba en el horizonte.

Fue una compensación para las 3 horas de canguro en el bus.

Mui Ne. Duna gigante

Mui Ne. Duna gigante

A las 6h30 llegamos a Mui Ne, un pueblo de pescadores famoso por la salsa de pescado que producen, que hueles en cuanto llegas al pueblo.

Cientos de barcos multicolores, que por superstición siempre llevan unos ojos pintados para protegerlos de las tempestades, flotaban en las calmas aguas.

También Mui Ne es famoso por sus dunas de arena, y un cañon de roca roja que parece un paisaje marciano (si es cierto que Marte es el planeta rojo).

Mui Ne. El cañón rojo

Mui Ne. El cañón rojo

Un buen desayuno al borde del mar me animó a contratar una moto taxi a las dunas y a la garganta, menos mal que lo hice a las 9 am, porque el sol pegaba bien duro.

Visité el mercado del pueblo, donde se agolpaban cientos de mujeres vendiendo pescado, algunos estaban vivos en pequeños contenedores de agua, y otros más que muertos con miles de moscas pululando a su alrededor.

Mui Ne. El cañón rojo

Mui Ne. El cañón rojo

A pesar de eso, al mediodía comí un delicioso atún con salsa de pescado, y aunque busqué no encontré ninguna mosca en el plato, a lo mejor es el “ingrediente secreto” de la salsa.

El resto del día lo pasé en la playa, viendo a los pescadores ir y venir en unas curiosas barcas redondas que más bien parecían cestas de pan gigantes.

El bus que me llevó a Saigón tardó 3 horas en llegar a la ciudad, y casi 2 en cruzar el inmenso atasco hasta llegar al distrito 1, la zona turística.

Mui Ne. Palmeras en la playa

Mui Ne. Palmeras en la playa

Pensé que sería por culpa de una accidente, pero me temo que era un día normal en Saigón o Ho Chi Minh City, como prefiráis llamarla.

Saigón es más grande, más ruidosa, más contaminada y más peligrosa que Hanoi, pero es el punto de partida de los tours al delta del Mekong y un buen lugar para comprar libros y renovar mi biblioteca viajera.

Si quieres ver todas las fotos del viaje de Vagamundos 2005 de 6 meses por China, Vietnam, Camboya, Tailandia, Laos, Malasia, Brunei, y Filipinas, haz clic aquí.

¡¡ Hasta Pronto !!

Carlos, desde Saigón, Vietnam, 13 de Marzo de 2005

 

Vagamundos 2005 Vietnam. Dalat y Mui Ne