Del Kilómetro 0 al Kilómetro 1.000.000, y Vuelta

En noviembre de 2000, cuando estaba a punto de comenzar la aventura vital que me cambió completamente la vida y me convirtió en vagamundos “profesional”, escribí un diario llamado KM0. Los mejores pensamientos son los pensamientos caminados, una de mis frases favoritas del filósofo alemán Friedrich Nietzsche, y no podía imaginar cuan cierta era y cuantas caminatas y pensamientos caminados pasarían por mis piernas y cabeza respectivamente en estos 16 años y pico.

Ese diario, en el que me hacía una foto en la baldosa que hay en la Puerta del Sol de Madrid marcando el kilómetro cero de las carreteras de España, era el primero de muchos, casi 1.000, escritos en todos estos años, y ese kilómetro 0 ha ido sumando al marcador miles y miles de kilómetros hasta llegar al millón que llevo hechos en estos 16 años en los que he visitado todos los continentes y cerca de 100 países, pero mi objetivo no es acumular kilómetros y países para tener un bonito pasaporte lleno de sellos, si no tener vivencias, vivir experiencias, mirar a los ojos de la gente, compartir un café, un té, una cerveza o alguna bebida exótica, a veces sin podernos entender en ningún idioma, excepto el universal de la mímica.

Lo que empezó como un proyecto personal, con el que sabía de lo que escapaba pero no lo que buscaba, es ahora una profesión, más bien un estilo de vida, que, a diferencia de las caras raras que ponía la gente cuando les decía que “vivía del cuento, bueno de lo que cuento en mi web vagamundos”, ahora ser bloguero de viaje es algo que comparto con cientos, quizás miles de personas, de todas la edades y estilos, y me ha hecho pasar de ser un bicho raro a asistir a congresos de blogueros a nivel internacional y nacional, ser miembro fundador de Madrid Travel Bloggers, la asociación de blogueros de viaje de Madrid, y colaborar con destinos como Alemania con proyectos muy bonitos como fue visitar en un sólo viaje sus 38 lugares Patrimonio de la Humanidad en 2014.

En todo caso la máxima para viajeros sin prisas que inspiró el nombre Vagamundos y el caracol como logotipo sigue totalmente vigente; Vagamundos nunca ha sido ni será una empresa, de hecho es una asociación cultural sin ánimo de lucro que busca el intercambio y contacto directo entre diferentes países y culturas, no a través de una pantalla, ya sea en forma de televisión, de móvil o de todas sus variantes intermedias, que nos ofrecen una imagen distorsionada o al menos parcial de lo que sucede en el mundo.

En la foto de abajo, tomada hoy mismo, sólo hay tres cosas en común con la de hace 16 años, los pies, que siguen siendo fieles a Panama Jack, la empresa española de calzado que apostó desde el primer día por mi proyecto, y con cuyo calzado he recorrido este millón de kilómetros (de la que no he recibido un euro en metálico, para los mal pensados); la cabeza, con algo menos de pelo, pero todavía llena de (buenos) pensamientos caminados y por caminar, y las tripas, que a pesar de tantos viajes, sigo sintiendo mariposas en el estómago cuando se acerca el momento de la partida.

P3050371 Carlos Km 0 Puerta del Sol (2)

El viaje de 2017 comienza hoy, por un país que visité en 2001, pero no el tiempo que se merecía por su riqueza cultural y natural, su gastronomía, su música y sus gentes, un país de 2 millones de kilómetros cuadrados y 120 millones de habitantes que se llama México y en el que seguro tendré muchos pensamientos caminados porque desde su costa caribeña, Cancún, hasta su frontera oeste en el Pacífico, Tijuana, hay 4.600 kilómetros.

Podrás seguir este viaje en redes sociales Facebook, Twitter e Instagram a diario y con periodicidad semanal publicaré completos reportajes multimedia aquí con fotos y videos.

Es un viaje en el que sólo sé donde voy a dormir la primera noche, pero a partir de ahí se irá construyendo él solito, ya que me encanta viajar con la filosofía Carpe Diem, y cada día iré hasta donde lleguen mis pies o alcance mi vista.

Por supuesto que tengo objetivos en mente, y uno de ellos es visitar cuantos más lugares Patrimonio de la Humanidad UNESCO pueda, ya que México es el país de América con más lugares, 33, y el sexto del mundo. Cuenta con 11 ciudades Patrimonio de la Humanidad, lo que demuestra que han sabido cuidar su patrimonio colonial.

Otro de mis objetivos es bucear, tanto en el Caribe como en el Pacífico, y volver, 400 inmersiones después, a esa maravilla de la naturaleza que son los cenotes, que buceé como un novicio inexperto ya que acababa de sacar el título en Honduras. Todo esto me llevará más o menos tres meses, pero los que me conocen saben que mis viajes se alargan hasta cierta fecha que esa sí es sagrada en mi calendario, pasar el solsticio de verano en Coruña celebrando las Hogueras de San Juan.

Espero que no solamente sigáis el viaje si no que participéis activamente, Vagamundos existe por y para compartir mis experiencias viajeras de manera libre, independiente, sin ataduras y compromisos, y vuestros comentarios y me gusta son la carga de mis baterías (solares, que uno es ecológico).

¡Hasta pronto!

Carlos, desde Madrid, España, 6 de Marzo de 2017

mexico_wh_unesco