P9140029_camino_inglés_etapa_Bruma_Santiago_14_9_2003

Hace 10 años justos, el 13 de noviembre de 2003, terminaba una caminata de 1.400 kilómetros por los 8 Caminos de Santiago en sus tramos gallegos, en 69 días y después de 1.800.000 pasos que iba sumando el cuentapasos enganchado a mi cintura, pasos que dejaron uno tras otro una huella indeleble en mí.

También en noviembre se cumplen años, en este caso 13, del radical cambio de vida que acometí cuando tiré por la borda una vida profesional de 20 años muy satisfactoria en lo económico pero no tanto en lo personal, y dejé de “vivir para viajar” y empecé a “viajar para vivir” con el proyecto Vagamundos, para viajeros sin prisas, que me ha llevado a recorrer en todos estos años los 6 continentes y sobre todo me ha hecho cambiar totalmente mi percepción del mundo y sus habitantes. Las cosas son muy diferentes cuando las vives en primera persona a como las percibes a través de los medios de comunicación.

Volviendo al Camino de Santiago, muchas cosas han cambiado en esta ruta milenaria desde hace 10 años, y aunque su esencia se mantiene y creo que eso no se perderá nunca, porque al final es un camino sobre todo interior, la cifras masivas de peregrinos me invitan a reflexionar sobre caminar sólo, en pareja, en grupo, o en multitud y lo que eso puede influir en nuestra búsqueda y nuestros encuentros.

De los 8 caminos, 5 los hice sólo y 3 acompañado, el Camino Marítimo de Arosa, el de Finisterre/Fisterra, y el Portugués, y aunque la compañía resultó muy enriquecedora, sin duda la experiencia de recorrer en soledad bosques interminables pintados de colores otoñales en la Vía de la Plata, pisar las primeras nieves de montaña en Pedrafita do Cebreiro rodeado de una bruma que sólo te permitía mirar hacia tu interior, y palpar la historia de 12 siglos del Camino en cada piedra de sus iglesias, en cada puente, y en cada calzada que en algunos casos era la misma que se pisaba desde hace dos mil años, me hizo más consciente del frágil mundo en el que vivimos, de que no es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita, y de que “lo esencial es invisible a los ojos”, como en su momento escribió en “El Principito” Antoine de Saint- Exupéry, uno de mis libros vitales de referencia.

Pero que hagas el camino sólo no quiere decir que lo hagas en solitario. Gran parte del enriquecimiento personal vino por la gente que encontré en el camino y sus movitaciones para hacerlo. Recuerdo especialmente el caso de Hans, un alemán de 70 años, que en 2002 comenzó la peregrinación de San Sebastián a Santiago por el Camino Primitivo y la tuvo que abandonar en Zarauz por un infarto, el tercero de su vida, pero eso no le arredró, y en 2003 había retomado en Zarauz la peregrinación y cuando yo lo conocí estaba a sólo 120 km de Santiago, a donde por supuesto llegó y cumplió uno de sus sueños en vez de quedarse lamentando su mala suerte por haber tenido un infarto en el camino.

Pero, como dice el refrán popular, “dos son compañía y tres son multitud”, y yo planifiqué mis 8 caminos para hacerlos en otoño, comenzando en setiembre y terminando en noviembre, con el claro objetivo de escapar de la masificación, sobre todo del Camino Francés.

De hecho, con los 8 caminos y la publicación de las rutas en Caminoasantiago.com, buscaba dar a conocer los caminos menos transitados, ya que en 2003 el 95% de los peregrinos hizo el Camino Francés, y algún granito de arena debí aportar, porque hoy “sólo” el 70% de los peregrinos hace el Francés, y uno de los que más ha crecido ha sido el Portugués, que en 2012 fue recorrido por 25.000 peregrinos, un 13% del total.

En estos 10 años que han pasado desde mi peregrinación he seguido en contacto con asociaciones, peregrinos, hospitaleros y otros aficionados al Camino, y he podido apreciar los profundos cambios que se han producido en ese heterogéneo grupo que es el de peregrinos, unidos por un objetivo común, llegar a Santiago, pero que tienen muy poco que ver entre sí.

En 2012, del total de 192.488 peregrinos, un 56,5% fueron hombres y un 43,4% mujeres, un 85% lo hicieron a pie y el 14% en bicicleta, y un 21,16% comenzó el camino en Sarria (a 100 km de Santiago por el camino Francés, la distancia mínima para conseguir la Compostela caminando) y un 11,54% comenzó en S. Jean Pied de Port, al pie de los Pirineos en el lado francés. 3 peregrinos hicieron todo el camino desde Jerusalén y 31 desde Roma.

Fueron más los peregrinos extranjeros, 50,5%, que los españoles, 49,5%, y pertenecen a 128 nacionalidades distintas, los más populares alemanes, italianos, portugueses y franceses (un 25% del total de peregrinos, casi un 50% de los extranjeros) y 17 países que sólo aportaron 1 peregrino (Timor Oriental, Etiopía, Cabo Verde, Chad, Camboya, Haití, Tanzania, Islas Caimán, Jamaica, Benin, Eritrea, Bermudas, Samoa Occidental, Bahamas, Costa de Marfil, Burkina Faso y Nepal).

Por edades los datos son curiosos porque el grupo principal está entre los 30 y 60 años, un 56,79%, mientras que los menores de 30 son el 28,43%, y los mayores de 60 un 14,78%. Otro dato muy interesante es que los tres meses de verano, junio, julio y agosto, concentran el 55% de los peregrinos

Dejando los datos numéricos de lado, en 2014 se superará la cifra de 200.000 peregrinos, y por ello mi recomendación es que si estás pensando en hacer el camino, hay 8 preguntas, tantas como caminos, que tienes que hacerte: cuándo lo haremos, qué camino elegiremos, dónde comenzaremos, cuánto caminaremos de media cada día, cómo lo haremos, dónde dormiremos, qué llevaremos en nuestra mochila y con quién haremos el camino a Santiago, pues de nuestras elecciones dependerá la experiencia que tengamos en el Camino.

Para encontrar las respuestas, abajo tienes un resumen de los 8 caminos actualizado, y si todavía tienes dudas escríbeme y estaré encantado de echarte un mano peregrina. Sobre el transporte, si quieres buscar vuelos low cost a/desde Santiago, lo puedes hacer en webs como kayak. Según el camino que vayas a hacer, ten en cuenta que en Galicia hay tres aeropuertos: Alvedro-A Coruña, Peinador-Vigo y Lavacolla-Santiago.

Camino Inglés de La Coruña y Ferrol a Santiago. Pontedeume

P9110011_pano_pontedeume

Es el Camino más costero de todos, exceptuando por supuesto la Ruta Marítima, ya que desde Ferrol bordea toda la costa hasta Neda, Pontedeume y luego Miño, pero en algunas zonas el Camino original se ha perdido por culpa del trazado de la autopista, y en otras discurre por polígonos industriales interminables y zonas de concentración parcelaria que te llevan a la vía de servicio de la autopista.

Pasa por algunas de las localidades más históricas y bellas de Galicia, como Pontedeume y Betanzos, ciudades como Ferrol y A Coruña, cerca de monasterios como el de Caaveiro, y playas extraordinarias como las de Cabañas y Miño. El Camino se puede hacer en 6 días si hacemos los dos tramos desde Coruña y Ferrol, 3 días si sólo hacemos el tramo desde Coruña y 5 desde Ferrol.

Para ver el album multimedia del Camino Inglés, haz click aquí.
Para leer todos los diarios del Camino Inglés, haz click aquí.

Camino del Norte de Ribadeo a Santiago. Mondoñedo

P9190025_Camino_Norte_Mondoñedo_Panorama

El camino del Norte comienza en Galicia en la espectacular ría de Ribadeo, en un albergue pequeño pero que disfruta de una vista espectacular. Es uno de los caminos más largos, casi 200 km, pero muy variado e interesantes, con valles, media montaña y paisajes verdes, muy verdes. Se junta con el camino Francés en Arzúa.

Pasa por localidades históricas y muy bellas, como Ribadeo y Mondoñedo, por el monasterio de Sobrado dos Monxes, que acoje cordialmente a los peregrinos, localidades muy activas como Vilalba y Arzúa y los albergues en general están muy bien. El Camino se puede hacer en 8 días, y los albergues más recomendables son los de Lourenzá, Baamonde, Sobrado y Arzúa.

Desde Arzúa, a 40 km. de Santiago la duda está en dormir en Sta. Irene, albergue pequeño sin servicios al borde de la carretera, O Pino, con 130 plazas y muchas veces lleno, o darse la paliza hasta O Gozo, a 36 Km. de Arzúa, y al día siguiente dar un pequeño paseo de 4 km. hasta Santiago y asistir a la misa del peregrino al mediodía.

Para ver el album multimedia del Camino del Norte, haz click aquí.
Para leer todos los diarios del Camino del Norte, haz click aquí.

Camino Primitivo de A Fonsagrada a Santiago. Cerca de O Cadavo

Camino_Primitivo_Etapa_1_Fonsagrada_Cadavo_pano_Pa010025

Un camino no apto para novatos, unos paisajes de montaña impresionantes, aunque los largos inviernos hacen el camino muy complicado. La señalización mejora a partir de Lugo. Una opción para los menos aventureros o que tengan menos tiempo, es hacerlo desde Lugo, a 105 km. de Santiago, y por lo tanto merecedores de la Compostela.

El albergue de Lugo es un lujo, una casa recién restaurada en pleno centro histórico. Aconsejo dedicar al menos un día para visitar esta ciudad, cuya muralla es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. El camino se puede hacer en 6 ó 7 días si vamos por el Alto do Acebo, muy recomendado fuera del invierno.

Para ver el album multimedia del Camino Primitivo, haz click aquí.
Para leer todos los diarios del Camino Primitivo, haz click aquí.

Camino Portugués de Tui a Santiago. Tuy

Camino_Portugues_etapa_0_Rias_baixas_pano_Tuy_Pa110003

El Camino Portugués es uno de los más interesantes, en 115 km. se concentran algunas de las localidades más históricas de Galicia, como las villas medievales de Tui, Redondela, Caldas de Rei, Pontevedra, y Padrón. Tiene paisajes muy variados, que nos permiten caminar por debajo de extensas viñas, cruzar puentes históricos como el de Sampaio, y realizar uno de los Caminos más gastronómicos, vinos de Rías Baixas, mariscos variados, ostras de Arcade, pimientos de Padrón, etcétera.

El camino se puede hacer en 5 días, pero recomiendo vívamente dedicar un día a recorrer Tui y la espectacular desembocadura del Miño hasta la Guardia, con una de las panorámicas más espectaculares de Europa desde el Monte Santa Tecla/Santa Tegra, y la marinera villa de Bayona. También hay que dedicar un día para visitar el casco histórico de Pontevedra. En Padrón hay lugares de gran interés, como Iria Flavia, la Fundación Camilo José Cela, la Iglesia de Santiago, y por supuesto el “Pedrón”.

Para ver el album multimedia del Camino Portugués, haz click aquí.
Para leer todos los diarios del Camino Portugués, haz click aquí.

Camino Francés de O Cebreiro a Santiago. Sarria

Pa230035_Camino_Frances_Etapa2_Triacastela_Sarria_panoramic

Es sin duda el camino mejor señalizado y en mejor estado, con una red de albergues públicos y privados amplia y variada. Por contra, la masificación y el negocio que se genera en torno al peregrino desvirtúa el espíritu del Camino, y este es el único Camino donde he oído por parte de los hospitaleros historias alucinantes, como peleas entre peregrinos por conseguir un colchón, acusaciones de “tú has venido en coche..”, gente que va a buscar pareja, picaresca e incluso ladrones especializados en el Camino.

Mi recomendación es hacerlo en primavera u otoño, mayo y octubre suelen ser dos meses idóneos, con buenas temperaturas.

Para ver el album multimedia del Camino Francés, haz click aquí.
Para leer todos los diarios del Camino Francés, haz click aquí.

Ruta de la Plata de Verín a Santiago. Monasterio de Oseira

Pb050011_Via_de_la_Plata_Etapa_6_Monasterio_Oseira_panoramica

La Vía de la Plata era la ruta comercial que unía el sur con el norte de la península, y al principio los peregrinos seguían hasta Villafranca deñ Bierzo, donde se unían al Camino Francés, pero eso suponía un recorrido extra de muchos kilómetros, así que se impuso la más corta que entraba por Orense, ya fuera desde Zamora o Portugal.

La ruta más recorrida hoy en día es la de Verín, Laza, Vilar de Barrio y Xunqueira. Las montañas de Orense son maravillosas, y otoño quizás una de las mejores épocas para hacer el Camino, en verano es un horno poco recomendable.

Las localidades de Verín y Laza acumulan mucha historia, y sus carnavales son muy famosos; Orense merece un día de paseo por su casco histórico y sus baños termales, la localidad de Cea produce el pan más famoso de Galicia, y Silleda es un pujante pueblo con gran actividad comercial.

Para ver el album multimedia de la Vía de la Plata, haz click aquí.
Para leer todos los diarios de la Vía de la Plata, haz click aquí.

Ruta Marítima de Ría de Arousa y Río Ulla a Santiago. Comenzando la ruta maritima en Ribeira

Ruta_Maritima_Arousa_y_Ulla_Pb090003

La ruta marítima tiene la peculiaridad de que 2/3 de la misma se hace navegando por la ría de Arousa y el río Ulla, lo que en principio parece cómodo para el peregrino, pero si uno se marea en barco puede ser una pesadilla, ya que desde Ribeira se navega prácticamente hasta mar abierto, en Corrubedo, y el mar puede estar muy movido.

En Pontecesures se une al Camino Portugués para hacer el último tramo de 25 km. a Santiago caminando. Se puede hacer en un sólo día en verano, dependiendo de las mareas para remontar el río Ulla, pero es recomendable hacer noche en Padrón para visitar los múltiples símbolos jacobeos de esta localidad, además de tener un albergue muy agradable, cercano al río Sar y a la fuente de la “Traslatio”, que conmemora el traslado del cuerpo del apóstol.

Para ver el album multimedia de la Ruta Marítima, haz click aquí.
Para leer todos los diarios de la Ruta Marítima, haz click aquí.

Camino de Santiago a Muxía-Fisterra. Playa de Lourido y Muxía

Pb140071_panoramica

El camino a Fisterra es especial por varias razones; la primera es que es un Camino que empieza en Santiago en vez de terminar, y otra es que demuestra que el Camino va mucho más allá de su adscripción religiosa, ya que la gente continuaba la ruta del cielo, de la Vía Láctea, y llegaba hasta el Cabo Finisterre, el punto más occidental de Europa y fin del mundo conocido en aquella época; se dice que la gente se sobrecogía cuando veía el sol hundirse en el ignoto horizonte.

Son 90 kilómetros si se hace la ruta directa a Finisterre, y 130 si pasamos por Muxía, algo que recomiendo, pues la etapa de Muxía a Fisterra es de las más bonitas (y enrevesadas), con inigualables vistas marinas. Son 3 ó 4 días.

Tanto en Muxía como en Fisterra hay 2 símbolos religiosos de gran tradición en Galicia, el santuario de Nosa Señora da Barca y el Cristo de Fisterra respectivamente. En los 2 lugares te dan la “muxiana” y la “finisterrana”, certificados de que has peregrinado al fin del mundo conocido, al menos en la época de los romanos.

La tradición manda también que el peregrino debe quemar alguna prenda en el cabo Fisterra al finalizar su peregrinación, como símbolo de que ha terminado su vida antigua, y comienza una nueva.

Para ver el album multimedia del Camino a Muxía-Fisterra, haz click aquí.
Para leer todos los diarios del Camino a Muxía-Fisterra, haz click aquí.

Santiago. Plaza de la Quintana

PC261090 Plaza Quintana Santiago Compostela

Siempre digo que “lo mejor es el viaje, no el destino”, pero el caso de Santiago es una excepción. Santiago me acogió en mis años universitarios, cuando sólo había “curas y estudiantes”, y los peregrinos que llegaban allí eran muy escasos. 32 años después Santiago ha añadido 2 nuevas categorias de habitantes, “políticos y funcionarios”, y ha crecido desmesuradamente, pero por suerte el casco histórico resiste cual aldea de Asterix y Obelix los envites del mundo moderno.

El pub “Modus vivendi” sigue con la decoración de siempre y el toque especial que da tomarse una copa en una antigua caballeriza de piedra, con “bebedeiro” de piedra incluido. Pasear con nuestros pasos resonando por las mojadas y estrechas calles con nombres tan poéticos como “Sal si puedes”, rúas porticadas como la Rúa Nova, y la plaza de Quintana de Mortos es todavía posible hoy en día, siempre que no sea 25 de Julio, día de Santiago Apóstol, o cualquier día de agosto.

Tanto si has hecho el Camino como si no, me encantaría que dieras tu opinión abajo.

Para ver el album multimedia de Santiago, haz click aquí.

¡¡Ultreia!!

Carlos

La Coruña, 13 de noviembre de 2013