Iglesia de Barruera

El Vall de Boi se encuentra en la comarca de la Alta Ribagorza, en Lleida (Lérida), y la ruta desde Ordesa nos llevó de valle en valle por algunas carreteras de montaña preciosas.

Entre iglesias y ermitas hay más de 24 edificios religiosos en el valle, pero los que han sido nombrados como Patrimonio de la Humanidad son 9, repartidas por 7 pueblos.


maqueta Erill la Vall

Los leridanos tienen fama de secos, y a buena fe que lo son, ya que cuando llegué a Barruera, uno de los pueblos con iglesia Patrimonio en la misma carretera general.

Entré en 2 hostales a preguntar por precios de habitaciones; el primero era caro y le pregunté a la señora si había alguno más económico; se encogió de hombros y me miró como diciendo “no voy a tirar piedras contra mi propio tejado”, así que me fui al de al lado, porque casi todos están sobre la carretera, y ahí el precio era más barato, pero lo único que conseguí que me dijera la señora fue el precio, cualquier intento de conversación era claramente inútil.


Sant Joan de Boi

Estos valles se caracterizan por su buen yantar, y de noche di buena cuenta de un menú montañés, con los famosos caracoles de la zona, algo que no debería decir por cuanto el logotipo de mis proyectos en Internet es un caracol, pero la tentación fue demasiado fuerte.

El nexo de unión entre las iglesias nombradas por la UNESCO es el estilo románico lombardo (del norte de Italia), que tiene como característica los altos campanarios, con un trabajo en piedra muy elaborado y arcos exteriores ciegos. Fueron construidas entre los siglos XI y XIII.


Ermita Sant Quirc de Taüll

Alguno de los campanarios tiene 6 plantas y en general están en muy buen estado de conservación, aunque alguno se parece a la torre de Pisa por su inclinación.

Temprano por la mañana empecé mi maratón de iglesias, por la de San Feliú de Barruera, y de ahí me fui a Santa Eulalia d’Erill la Vall, donde además de esta iglesia, que si no me equivoco es la que tiene el campanario más alto, está el centro de interpretación del románico, casi pegado a la iglesia, en una casa que al mismo tiempo es sala de exposiciones y oficinas.


Santa María de Cardet

Casi pillé a la encargada con la legaña en el ojo, porque acababan de abrir, y la exposición de fotos que inauguraban precisamente ese día estaba todavía sin acabar de montar, pero me dejó visitarla.

También había una maqueta de la iglesia, y me comentó que era de un vecino de la zona que estaba trabajando en las maquetas de todas las iglesias nombradas Patrimonio. La parte de audiovisual funcionaba como almacén. Todo eso se compensó con la cordialidad de la encargada.


L’Assumpció de Coll

De allí me fui a Boi y Taüll, que como sabréis a los que os gusta la nieve, es donde está la estación de esquí Boi-Taüll, los casi 25º que había no eran propios del otoño en montaña, supongo que el paisaje cambiará mucho en invierno, pero realmente estaba todo precioso y verde.

En Boi está la iglesia de Sant Joan, y muy cerquita está Taüll, que tiene 2 iglesias, Sant Climent de Taüll, y Santa Maria de Taüll, en está última mi visita fue rápida porque no había una pared recta, y el campanario se inclinaba peligrosamente sobre la iglesia.


Sant Climent de Taüll

Además, casí todas las pinturas y obras de arte originales de las iglesias están en el Museo de Arte Nacional de Cataluña (MNAC) en Barcelona, y sólo se ven copias. San Climent fue consagrada el 10 de diciembre de 1123 (hace casi 900 años), y Sant Joan al día siguiente, el 11 de diciembre. Varias de las iglesias fueron construídas en la misma época porque las financió una familia rica de la zona.

Desde el pueblo se veía una pequeña ermita sobre la cima de una montaña, románica del S. XII y llamada de Sant Quirc de Taüll, con una pista en mal estado, y aunque no es Patrimonio de la Humanidad, la tentación fue muy fuerte, y me fui caminando los 2 empinados kilómetros hasta la ermita, y la vista desde allí del valle era extraordinaria.

Estuve un buen rato paseando por la zona, y no pasó nadie, así que no me extrañó haber encontrado una revista porno tirada cerca de la ermita; se me ocurrió una broma, escribir en la portada “propiedad del párroco, no tocar”, pero pensé que igual se me caía el campanario encima en la siguiente iglesia, así que la dejé donde la encontré.


Santa Maria de Taüll

En Durro también tienen 2 iglesias nombradas Patrimonio, La Nativitat y Sant Quirc, la primera tiene quizás el campanario más bonito de todas las iglesias, ya que todas las plantas tienen arcos diferentes, de 1, 2 y 3 dinteles. Tiene un porche protegiendo la entrada.

La iglesia de Sant Quirc tiene campanario de espadaña y tejado de pizarra a 2 aguas.

En Santa María de Cardet la iglesia se inclina peligrosamente sobre el precipicio, y para poder hacer una foto de su ábside casi tuve que descender por la montaña entre matorrales.

El campanario es de espadaña y conserva una puerta de época medieval que parece que se va a caer en el momento que la abras. Aprovecharon el desnivel del terreno para colocar la cripta.


Pinturas Santa Maria de Taüll

La última iglesia visitada, L’Assumpció o Asunción, fue en el pueblo de Coll, que significa puerto de montaña en francés y catalán, y sin duda el nombre está bien puesto, porque los 3 kilómetros de carretera desde la general son de una pendiente enorme que te obliga casi a poner primera en algunas curvas, pero luego la vista del valle compensa los cientos de giros.

La parte superior del campanario es de estilo gótico y conserva un cerrojo de forja medieval, que tuve que contemplar desde fuera porque la reja de entrada estaba cerrada a cal y canto y no había nadie por la zona para preguntar quién tenía la llave.

Sin duda alguna este conjunto de iglesias y el entorno de la Vall de Boí merecen una visita pausada, ya que todos los pueblos tienen mucho encanto y los Pirineos como “marco incomparable” añaden la guinda.

Si quieres ver las fotos de Vall de Boi, haz click aquí

¡¡ Hasta Pronto !!

Desde Vall de Boi, 1 de Octubre de 2004