Plaza del Pópulo en Baeza.

Úbeda y Baeza, sobre todo esta última, han sido probablemente las sorpresas más agradables de mi recorrido por los 38 lugares Patrimonio de la Humanidad en España.

Conocía Úbeda por un viaje de trabajo hace 20 años, pero con muy poco tiempo para visitar la ciudad, y no tenía un recuerdo especial. Sin duda mi mirada también ha cambiado mucho en estos añoa.


Catedral y campanario

Sinceramente, no me esperaba encontrarme 2 ciudades renacentistas, una, Baeza, volcada históricamente en el poder religioso y la arquitectura pública, mientras que Úbeda es un exponente de poder civil y arquitectura privada.

Entre ambas ciudades tienen catalogados más de 1.000 edificios históricos, y no es de extrañar que la UNESCO dijera que Úbeda y Baeza son el máximo exponente del Renacimiento humanista español, exportado incluso a América.

Mi primera parada, ya que venía de Granada, fue Baeza, y la intensa lluvia me hizo desistir de recorrerla por la mañana. Me alojé en un hostal familiar por sólo 10 euros, sin saber que era uno de los edificios catalogados como palacio renacentista.

La realidad es que las bombillas eran de pocos vatios (por 10 euros tampoco se puede pedir demasiado), y el edificio estaba un poco cochambroso.


Retablo Catedral

Primero árabe, Baeza pasó a manos cristianas en 1225, y muchos baezanos partieron en 1498 en los galeones a América.

En 1542 funda su primera universidad, en la que San Juan de la Cruz finalizaría su Cántico Espiritual, y el poder religioso es tan grande que en 1610 cuenta con 29 iglesias, en una ciudad de 18.000 almas, de las que 450 eran hidalgos.

Baeza tiene mucho que ver, y mejor con alguien que conozca bien la historia de la ciudad, así que me fui en una visita guiada de 3 horas, que luego fueron cuatro, con José, que tenía todo el aspecto de un señorito andaluz, con su pelo engominado y ensortijado, y su chaqueta Barbour, pero que sin duda conocía muy bien la ciudad, y sobre todo parecía que vivía intensamente su trabajo.

También tienen un tren turístico y organizan visitas al museo del olivo, el medio de vida de los jienenses, ya dice la canción “andaluces de Jaén, aceituneros altivos”.


Fuente Santa María

Eso sí, era muy andaluz en sus comentarios, repetía continuamente las palabras extraordinario, inigualable, fantástico, maravilloso, indescriptible, y me juró que en Baeza en invierno llegaban a –20°, que por muy cercana que tengan la sierra, me resulta difícil de creer, y cuando me dijo que un amigo que vivía en Ávila había estado a –40°, ya quedó claro.

Comenzamos por la plaza del Pópulo, donde se encuentra un conjunto curioso, la fuente de los leones, la antigua carnicería, hoy edificio judicial, el arco de Villalar y la puerta de Jaén, engarzadas con la casa del Pópulo, un edificio, hoy oficina de turismo, con un balcón curioso.

De allí nos fuimos hacia la Catedral, pasando primero por el palacio de Jabalquinto, de estilo gótico flamígero, y según el guía, motivos eróticos en su fachada, que efectivamente parecían organos sexuales masculinos y femeninos. Curioso, porque el edificio fue durante una época residencia estudiantil del seminario.


Palacio de Jabalquinto

La catedral es un edificio curioso, feo por fuera para mi gusto, pero muy armonioso por dentro aunque un poco recargado y de estilos muy eclécticos, porque fue hecha a pedazos, ya que en 1567, 38 años después de su inauguración, el templo se desmoronó y tuvo que ser reconstruido casi en su totalidad. El retablo es majestuoso, y el púlpito una obra de arte.


Rosetón Catedral

La plaza de Santa María, donde se encuentra la Catedral, es inclinada, y en el otro extremo tiene una fuente bastante original, además de la sede de la Universidad Internacional Antonio Machado, llamada así porque el insigne poeta fue profesor en la ciudad durante 8 años, entre 1912 y 1919.

Se conserva su aula intacta, con un mapa de una España casi irreconocible, los pizarrones, pupitres y tinteros.


Motivos eróticos en Palacio de Jabalquinto

Para ser tan pequeño, Baeza tiene 3 edificios que fueron ayuntamiento, las casas consistoriales altas, las bajas, y el actual ayuntamiento, que fue prisión en el pasado.

Pasear por Baeza es una delicia, y algunas calles de la parte alta nos transportan muchos siglos atrás, a tiempos donde los hidalgos cabalgaban por sus calle camino de sus palacios.

Se nota mucho que el nombramiento como Patrimonio de la Humanidad tiene menos de 2 años, porque gran parte de los edificios nobles de la ciudad están en restauración, tanto en Baeza como en Úbeda.

Esta ciudad hermana, a sólo 9 kilómetros de Baeza, tiene una fisonomía muy diferente, con una urbanización más ordenada, que conserva gran parte de las murallas San Juan de la Cruz vino a convalecer de una enfermedad aquí, y falleció en 1519.


El león en la iglesia de Santiago

La ciudad le rinde homenaje con un monumento, un oratorio y el Museo San Juan de la Cruz. Su población es hoy el doble que la de Baeza, unos 35.000 habitantes, y se nota que es una ciudad más industrial y desarrollada,

Aparqué muy cerca del inmenso edificio del Hospital de Santiago, hoy centro cultural y sala de exposiciones. Con 2 torres bastante interesantes, y, cómo no, un Santiago matamoros en la fachada.

Me gustaría saber cuántos hay repartidos por España, porque además del famoso de la Catedral de Santiago de Compostela, he visto unos cuantos en mi recorrido por la geografía de la piel de toro, alguno en lugares tan curiosos e improbables en cuanto referencia histórica como el monasterio de Yuso en La Rioja.


Bolardos de león

Enfrente hay una estatua de un león, que están por toda la ciudad, hasta los bolardos de las aceras, la razón es que en el escudo de la ciudad hay 12 leones, representando a 12 caballeros ubetenses que ayudaron a la conquista de Algeciras frente a los árabes, por lo que el rey concedió 12 titulos a los caballeros.

La frase “irse por los cerros de Úbeda”, equivalente a abstraerse y vagar la mente, y se atribuye a una hermosa leyenda, que dice que cuando Alfonso VIII tenía la ciudad sitiada, y mandó atacar al caudillo Alvar Fáñez al día siguiente.

Alvar se enamoró perdidamente de una princesa árabe que encontró en un arroyo (a lo mejor era una Mata-Hari), y al día siguiente no apareció en la batalla, que fue muy cruenta, con gran pérdida de vida humanas.


Balcones en Úbeda

Ganaron los cristianos, y Alfonso VIII le llamó para pedirle explicaciones y preguntarle dónde había estado, y este, todavía embobado por el recuerdo de su noche de amor, respondió “por los cerros de Úbeda, mi señor”.

Lo que no cuenta la leyenda es si hubo castigo a su traición o triunfó el amor, así que dejamos un final abierto.


El Parador de Úbeda

El conjunto monumental de Úbeda es extraordinario; en torno a la plaza de Vázquez Molina, más conocida como de Santa María, se encuentran algunos impresionantes edificios, como el Palacio de las Cadenas, hoy ayuntamiento, la colegiata de los Reales Alcázares, la Sacra Capilla de El Salvador de El Mundo, el Palacio del Marques de Mancera, y el Parador Nacional, del siglo XVI.

Desde el mirador de San Lorenzo se ven esos cerros en los que se perdió nuestro amigo Alvar, y es el lugar perfecto para terminar una visita cargada de experiencias renacentistas.


Farola

Si quieres ver las fotos de Úbeda y Baeza, haz click aquí.

Si quieres ver los enlaces sobre Úbeda y Baeza en patrimonio-humanidad, haz click aquí.

Si quieres ver la ruta hecha para llegar de Granada a Úbeda y Baeza, visita Vía Michelín.

¡¡ Hasta Pronto !!

Desde Úbeda, 28 de Octubre de 2004