Mezquita de Córdoba. Arcos superpuestos.

Lo primero que os recomiendo a la hora de visitar Córdoba, es que consigáis un buen mapa de la ciudad vieja antes de internarse en ella, porque todas las calles son de sentido único, y evidentemente Córdoba no fue urbanizada pensando en que 2000 años después nos desplazaríamos en caballos de hierro, nada flexibles ni manejables por muchas calles de la ciudad.


Mezquita de Córdoba

Muchos cordobeses han optado por Smart o microcoches para moverse, o directamente ser peatones, algo que desgraciadamente ya no es habitual.

La capital de la romana provincia Bética ha vivido varias épocas de esplendor, y ello se refleja en que su Centro Histórico fue nombrado Patrimonio de la Humanidad en 1984, uno de los primeros de España.

El legado romano es muy importante, con el puente romano sobre el Guadalquivir, y uno de los grandes filósofos de la época, Séneca, nacido en Córdoba, pero sin duda su época de más esplendor vino de la mano de la dinastía de los Omeya, que convirtió Córdoba en capital del Califato de Al-Andalus, independiente del de Damasco, que aportaron pensadores de la talla de Averroes o Maimónides.


El Alcázar Cristiano

Otros personajes famosos nacidos en Córdoba son Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, Góngora y el pintor Julio Romero de Torres, que tiene una hermosa casa museo cerca de la Posada del Potro y el Arco del Portillo, donde su ubican la mayoría de pensiones y hoteles.

Julio Romero de Torres pintó una mujer morena con los ojos de misterio y el alma llena de pena, como canta la copla, muy famosas, ambas la copla y la mujer, porque su retrato estaba en el anverso de billete de 100 pesetas.


La Mezquita de Córdoba.
Arcos y artesonados

El Alcázar de los Reyes Cristianos fue primero fortaleza romana, ya que desde allí controlaban el acceso por el puente romano a la ciudad, y con la dominación musulmana (la palabra Alcázar es árabe) formó parte del Palacio Califal, hasta que en 1236 el rey Fernando III El Santo conquistó la ciudad y lo convirtió en residencia real.

El aspecto actual es el de la remodelación realizada en 1327 por Alfonso XI el justiciero.

Quizá porque acababa de visitar el de Sevilla, el de Córdoba me decepcionó bastante, ni los jardines, ni las dependencias, ni los baños reales le llegan a la suela de los zapatos al de Sevilla.

Lo que sí es único y uno de los monumentos más bellos que conozco es la Mezquita de Córdoba, que integra sin estridencias el estilo árabe musulmán original con la parte cristiana de los siglos XVI y XVII, flamenca, renacentista y protobarroca.


La sinagoga

Construida sobre la basílica cristiana de San Vicente por Abderramán I, sufrió posteriores ampliaciones de Abderramán II y Abderramán III, que también levantó la torre alminar original, que se conserva dentro de la actual del siglo XVI.

Lo más hermoso y espectacular son las columnas y capiteles de varios niveles con arcos superpuestos, la imagen más típica y famosa de Córdoba.


Las murallas

El llamado Patio de los Naranjos fue en principio de las Palmeras, ya que los naranjos se plantaron en el siglo XI, y en el XVIII se añadieron olivos y cipreses.

Pegada a la Mezquita se encuentra la judería, con calles reviradas y estrechas en las que ni los microcoches cabrían, rodeadas por los restos de las murallas antiguas. Es la parte más antigua de Córdoba, la antigua Medina.


El puente romano

La puerta de Almodóvar, que nos lleva a la sinagoga, la única que se conserva en España junto con la de Toledo, y muestra el mestizaje de la ciudad, con restos romanos, árabes, judíos y cristianos.

Prácticamente cada casa de Córdoba es un museo, con rejas de celosía llenas de macetas y unos patios hermosísimos encalados llenos de flores, fuentes y pozos de agua. Seguro que son los mejores lugares para estar cuando aprieta “la caló”.


Meimónides el pensador

Cruzando por el puente romano vemos unos antiguos molinos de río abandonados y llegamos a la Torre de la Calahorra, que servía para controlar el acceso a la ciudad, hoy es sede del Museo de las 3 Culturas.

En medio del puente se encuentra el Monumento a San Rafael, patrón de la ciudad, obra barroca de 1781. Como precisamente el día anterior había sido San Rafael, había muchas velas encendidas delante de la figura.


Vista general desde el puente romano

La vista desde la Torre del conjunto monumental de Córdoba quita la respiración.

Córdoba es candidata, no sé si en competencia con Cáceres, para Ciudad Europea de la Cultura en 2016, aunque creo que ahora se nombra más de una por año para que puedan ofrecer una programación más completa y variada.

Si quieres ver las fotos de Córdoba, haz click aquí.

Si quieres ver los enlaces sobre Córdoba en patrimonio humanidad, haz click aquí.

Si quieres ver la ruta hecha para llegar de Mérida a Córdoba, visita Vía Michelín.

¡¡ Hasta Pronto !!

Desde Córdoba, 25 de Octubre de 2004