En 1075 Burgos es nombrada sede episcopal y a esto se une la construcción de una iglesia de estilo románico dedicada a Santa Maria de la Asunción que se establecería como catedral. Dicha iglesia, de solo 3 naves resulto insuficiente para la boda de Fernando III y Beatriz de Suabia, por lo que se decide la sustitución de este edificio por otro con la misma suntuosidad y esplendor de los que se estaban construyendo en ese momento en el resto de Europa.

La iglesia episcopal de Burgos comienza a construirse el 20 de julio de 1221 a instancias de Fernando III, rey de Castilla, y se consagra en el 1765 con la construcción de las Torres y el Cimborrio. El corto tiempo que duraron las obras dota a esta espléndida catedral gótica de una singular unidad y coherencia arquitectónica.

La Catedral esta equipada con 4 puertas y en su interior la basílica consta de tres espaciosas naves alrededor de las cuales se insertan, irregularmente distribuidas, trece preciosas capillas y una nave de crucero de 59 m de largo, que al alcanzar la misma altura de la nave central forma una cruz latina con esta.

En su construcción se siguieron modelos franceses y por eso las trazas de la planta nos recuerdan la Catedral de Coutances, los alzados a la de Bourges y la estructura general a la de Notre Dame o a la de Saint Denis.

Las cubiertas son de bóveda de crucería. Sus fachadas (especialmente la principal y la del crucero sur) dotadas de rosetones, ventanales y pináculos, constituyen un excelente ejemplar del gótico español. A pesar de que todos sus rincones son dignos de admiración, destacan principalmente:

La fachada principal, restaurada en el siglo XVIII, que se encuentra flanqueada por unas torres airosas del XV, de Juan de Colonia, rematadas con agudas agujas octogonales.

El Cimborrio, construido por Juan de Vallejo en el siglo XVI, que descansa sobre unos pilares de gran tamaño, impropios del gótico clásico y con una riqueza decorativa excepcional.

La Capilla Condestable, con su valioso retablo de Diego de Siloé y Felipe Bigarny y la Escalera Dorada, construida para salvar el gran desnivel entre la puerta y la planta y que está rematada con una baranda de hierro sobredorada de gran belleza. La escalera se encuentra cerrada en la actualidad pero se dice que el último en bajar por ella fue el mismísimo Napoleón de Bonaparte.

La catedral tiene 4 portadas, siendo la de Santa María la principal, con dos torres casi gemelas, del s. XIII, rematadas por sendos pináculos calados, octogonales, construidos por Juan de Colonia a mediados del s. XV, enmarcan el gran hastial. La primitiva portada gótica central se deterioró, con el tiempo, hasta el punto que, por desgracia, tuvo que ser sustituida por la actual en 1790. Otro tanto sucedió con las laterales, de la Asunción y de la Inmaculada, que son del año 1663.

La Portada de la Coronería, construida hacia el año 1250, ofrece una escenificación del Juicio final. Preside en el tímpano la Deesis; Jesús juez, a quien imploran misericordia la Virgen y S. Juan. Se evocan los instrumentos de la Pasión y asuntos varios relacionados con los “novísimos”. Abajo asisten, de pie, los Apóstoles.

La Portada de la Pellejería, plateresca, construida por Francisco de Colonia, a partir del a. 1516, por encargo del obispo D. Juan Rodríguez de Fonseca (1514-1524). Se asemeja a un retablo de tres cuerpos. En el primero destaca la arquivolta de medio punto, esculturada; en el segundo el martirio de S. Juan Bautista y el de S. Juan Evangelista, y en el tercero la imagen de Virgen.

La Portada del Sarmental es la más bella portada gótica de la Catedral. El tímpano es anterior al año 1240 y desarrolla el tema del magisterio de Cristo, escrito por los cuatro Evangelistas, transmitido por los Apóstoles y predicado en la tierra por el obispo.

Catedral de Burgos
Año de inscripción: 1984
Inscripción: 316
Provincia: Burgos
Comunidad: Castilla-León
Criterios: (ii) (iv) (vi)
Ubicación: N42 20 25.6 W3 42 14.0 N42 20 24 W3 42 14